viernes, 15 de abril de 2016

DIOS NO OS CREÓ SOLAMENTE PARA QUE SUFRIERAIS


Segundo Misterio, Habla La Santísima Virgen María,
Sobre: 





 Sois almas consentidas, Mis pequeños, cada uno de vosotros, aún aquellos que no se sienten consentidos.

Hijitos Míos, veis destrozos alrededor del mundo, veis cómo la naturaleza está siendo afectada también por vuestra maldad.

Sí, Mis pequeños, porque vosotros tenéis en vuestro corazón ésa maldad y no estáis cuidando lo que Nuestro Dios os dio como hogarEstáis afectando, sin cuidar, todo aquello que os rodea y, si vosotros no lo cuidáis, ¿cómo queréis que responda la naturaleza hacia vosotros?

Mucho mal hay en el corazón del hombre, pero sobre todo mucha irresponsabilidad. 

No sois responsables o no os queréis hacer responsables de la CreaciónNuestro Padre y Nuestro Dios os dio cosas bellísimas y vosotros las veis. Veis por todos lados tantas bellezas en la naturaleza, en los cielos, en la tierra, en los mares, todo esto os lo dio para que vivierais contentos y al ver tantas maravillas, que bendijerais Su Santo Nombre en todo momento, esto es lo que un alma sensible, santa, debiera hacer hacia su Creador. Os debierais dirigir constantemente a Nuestro Dios en alabanzas, en bendiciones, en cantos, tantas y tantas formas de agradecer a Nuestro Dios todas Sus Bondades.

¿cuándo lo hacéis esto, Mis pequeños? Rara vez, prácticamente nunca, y muy pocos podrían decir que todos los días, pero un momentito solamente, os falta más agradecimiento en vuestro corazón.

Nuestro Dios se encarga de vuestra vida día y noche, en todo momento, no aparta Sus Ojos, no aparta Su Providencia Divina sobre vosotros, os protege contra todo ataque del enemigoSois almas consentidas, Mis pequeños, cada uno de vosotros, aún aquellos que no se sienten consentidos, pero Dios, Nuestro Padre y Nuestro Dios no os creó solamente para que sufrierais, para que vinierais a la Tierra, para que estuvierais aislados y que Su Providencia no llegara a vosotros, ¡no!, Mis pequeños, estáis muy equivocados cuando pensáis así. Desde antes de vuestra concepción ya estabais en Su Pensamiento y en Su Corazón. Él os llevaría a tener una vida física y espiritual, grande y bella si vosotros os dejarais, pero vosotros impedís que la Gracia de Nuestro Dios venga, llegue a vosotros, os transforme y vosotros sintáis las grandezas de Nuestro Dios en vuestra vida.

Recordad lo que se os dice, que mientras más pidáis, más se os dará que, ciertamente, compromiso grande tendréis, pero si ya aprendisteis a pedir y a tomar en cuenta a Nuestro Dios en vuestra vida, también Él os ha enseñado a agradecer inmensamente.

PedidLe pues, que vosotros tengáis ésa sensibilidad espiritual pero, primeramente, daos cuenta de todas las Bendiciones que recibís en todo momento de vuestra vida. De día y de noche, os deis cuenta o no os deis cuenta de ello, agradecedlo así también, Mis pequeños. Agradeced inmensamente a Nuestro Dios y, pedidMe ayuda para ello, Mis pequeños, ya que muchas veces vuestra forma de agradecer es muy complicada, y no lo suficientemente grande como para agradecerLe a Nuestro Dios por todo lo que recibís momento a momento, segundo a segundo de vuestra vida. Yo, como Madre vuestra puedo llevar vuestros agradecimientos y engrandecerlos como Nuestro Dios se los merece.

Yo también conozco vuestro corazón y conozco vuestros sentimientosConozco vuestros sentimientos de amor y puedo engrandecerlos para que Nuestro Dios reciba lo que vosotros queréis que Él reciba, ya que no cabe en vuestras expectativas ni en vuestras capacidades hacerlo, pero Yo sí lo puedo hacer, porque conozco a Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad y puedo llevar vuestros agradecimientos, peticiones, vuestras necesidades, al Corazón de la Santísima Trinidad.

Os pido nuevamente no os apartéis de Mí, Soy vuestra Madre y puedo hacer mucho, muchísimo por vosotros, Mis pequeños. Una Madre, os vuelvo a repetir, conoce el corazón del padre y conoce el corazón de los hijos. Tened confianza en Mí que os podré ayudar grandemente. 
Gracias, Mis pequeños.