Rosario de las Lagrimas de la Sma. Virgen de Fatima

miércoles, 7 de noviembre de 2012

EL DON DE LA VIDA, ES UNA GRACIAS MUY GRANDE QUE OS DOY


Tercer Misterio, Habla Dios Padre,Sobre: Mi Ser es Puro Amor y Yo quiero que vosotros, todos Mis pequeños, todos los creados por Mí, por Mi Corazón, tengan también acceso a éste Amor Eterno.


Hijitos Míos, mucho Amor derramo sobre todas las almas a lo largo de vuestra vidaYo Soy vuestro Padre, Soy vuestro Creador y busco lo mejor para vosotros. Pero veo al corazón del hombre muy apartado del lugar en donde deben estar.

A la gran mayoría de vosotros les gusta el orden, os gusta tener todo en su lugar y 
elimináis todo aquello que no tiene una función de ser. Consideráis basura, cuando no tiene una razón de ser, lo que tenéis en vuestro hogar.

¿Cuántas almas podría Yo considerar así? Es un ejemplo burdo y grosero, Mis pequeños, pero hay tantas almas que no solamente no se acuerdan de Mí, de Mi Amor, de Mis cuidados, de Mi Vida en vosotros, sino que cuando pueden, se burlan de Mí, Me blasfeman, tratan de quitar Mi Vida del corazón de sus hermanos. Son ataques continuos de vuestro mal hacia Mi Bien, hacia Mi Amor, hacia vosotros.

Vosotros mismos no soportáis esto, Mis pequeños, si alguien os ataca continuamente y os está llevando hacia el mal y vosotros lucháis por manteneros en el bien, os apartáis de estos hermanos vuestros porque solamente quieren vuestro mal.

Si Yo actuara como vosotros, Mis pequeños, muchos de vuestros hermanos estarían ya condenadosno tendrían posibilidad de salvación, pero Yo no Soy como vosotros, Mis pequeños, especialmente porque sé que sois pequeñitos, sois muy endebles para vivir en el Bien y satanás sabe esto y por vuestra afectación en el Pecado Original, sois muy débiles y permitís la entrada del mal en vuestro corazón y difícilmente lucháis por manteneros en una vida en Gracia, una vida de ejemplo, una vida de amor hacia vuestros hermanos, pero sobre todo, hacia Mí. Os falta mucha Fe y no os interesa cultivarla. La Fe la debéis cultivar, Mis pequeños, y esto es, uniéndoos a Mí.

Entended, Mis pequeños, que el don de la vida es una Gracia muy grande que os doy, para que vosotros funjáis como emisarios Míos aquí en la Tierra. El hombre rico, el hombre poderoso que tiene muchos negocios, manda a sus hijos a otros lugares para que lo representen y se puedan hacer otros negocios sin su presencia real, pero sí en la presencia de sus hijos y así estáis vosotros en la Tierra, Mis pequeños. Os he dado ésa Gracia tan grande, el don de la vida,pero decir “don de la vida”, debe ser Mi Vida en vosotros, Mis pequeños, y vosotros debéis de llevar Mi Vida a vuestros hermanos alrededor de la Tierra, Yo debo vivir plenamente en vosotros, para que aquellos que entren en contacto con vosotros Me reconozcan a Mí, a través de vuestros actos, de vuestras palabras, de vuestros deseos, de vuestros cuidados.

Sí, Mis pequeños, quiero que os deis perfectamente cuenta de lo que debe ser vuestra misión en la Tierra. Sois, os repito, Mis emisarios, porque sois Mis hijos y os creé para ello. Yo envié primeramente a Mi Hijo, Jesucristo y Me reconocieron en Él aquellos que creyeron en Sus Palabras y Me siguieron a Mí y Me amaron a Mí, porque Mi Hijo les enseñó a seguirMe y a amarMe. Y vosotros estáis ahora en estos tiempos, también, de la Tierra, de la eternidad, para que enseñéis a vuestros hermanos a amarMe. Debéis llevar pues, a vuestros hermanos a vivir para la eternidad, a buscar la eternidad.

Ciertamente la Tierra tiene su tiempo y terminará en algún momento, pero vuestras almas permanecerán para la eternidad, y es cuando las almas que hayáis vosotros tocado con Mi Presencia en vosotros, os agradecerán inmensamente lo que hicisteis por ellas. Les disteis Mi Presencia, les abristeis los ojos para su salvación eterna, en algún momento, quizá hasta les reprendisteis porque no se estaban portando correctamente y les hicisteis saber cuál era el camino que debieran tomar para vivir en el Bien, en Mi Bien.

Seréis recompensados grandemente, Mis pequeños por las almas que salvéis, pero más que nada, por ahora estáis ya recompensados al sentir Mi Presencia en vosotros, Mi Guía amorosa, Mi Sabiduría Divina actuando en vosotros para el bien de vuestros hermanos.

Aquellos que son Mis verdaderos hijos, saben gozarMe ya desde ahora, saben vivirMe, saben compartirMe, saben soltarse totalmente a Mi Voluntad y con ello, obtienen una satisfacción inmensa, porque Yo satisfago a todas aquellas almas que se acercan a Mí y siempre Me buscarán, porque el Amor nunca termina y ésa es la belleza de Mi Amor, que viviréis eternamente Conmigo y nunca tendréis una satisfacción total, siempre tendré algo nuevo para vosotros, para las almas, para que estéis gozándoMe continuamente y Yo gozando en vuestra respuesta de Amor hacia Mí.

Mi Ser es Puro Amor y Yo quiero que vosotros, todos Mis pequeños, todos los creados por Mí, por Mi Corazón, tengan también acceso a éste Amor Eterno pero, ciertamente, muchas almas están en contra Mía y de vosotros, Mis pequeños.

Que el Amor, Mi Amor, que ya habita en vosotros, os lleve a pedir por estas almas confundidas, y aún malas, que han negado la entrada de Mi Amor en su corazón. SalvadMe almas, Mis pequeños, tengo sed de almas, quiero almas y empezando con la vuestra.
Gracias, Mis pequeños.

LAS 5 PIEDRAS DE MEDGUJORGE (1º Piedra)

ORACIÓN DE CONVERSIÓN

PROMESAS DEL ROSARIO DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TESTIMONIO DEL INFIERNO - JOVEN COREANA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Click en la Imagen para descargar la consagración

PASOS PARA UNA BUENA CONFESIÓN:

Yo me confieso , ¿ Y tú?

Yo me confieso , ¿ Y tú?
Para recibir la Sagrada Eucaristía hacen falta tres condiciones: 1) estar en gracia de Dios; 2) saber a quién se va a recibir, acercándose a comulgar con devoción; 3) y guardar una hora de ayuno antes de comulgar.

ESTE TESTIMONIO QUIERE SALVAR TU ALMA

Confesarse:

Decía el Santo Cura de Ars:

Hay quien esconde pecados mortales por diez, veinte, treinta años. “Siempre están atormentados; siempre está presente su pecado en su mente; siempre tienen el pensamiento de decirlo, y nunca lo hacen… ¡es un infierno!

Cuando hacéis una buena confesión, habéis encadenado al demonio. Los pecados que escondemos reaparecerán todos. Para esconderlos bien, hay que confesarlos bien”. Y añadía: “Hay que dedicar más tiempo a pedir la contrición que a examinar los pecados”.

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)
Click en la Imagen para descargar

EL GRAN AVISO (Click en la imagen para descargar)

También te pueden interesar: