miércoles, 7 de noviembre de 2012

SOY SU PADRE , VUESTRO CREADOR , CON MAYOR RAZÓN OS AMO


Quinto Misterio, Habla Dios Padre,




Hijitos Míos, estáis sobre la Tierra y sabéis, como os he dicho, que el príncipe de éste mundo es satanás y él siempre os está rondando, está tratando de destruir vuestra vida, tanto humana como espiritual y principalmente la espiritual, para que no podáis tener la salvación eterna.
 Él siempre os está rondando para haceros caer en pecado, en maldad, en error y que os opongáis a Mí, vuestro Dios, que eso es lo que más desea siempre, que vosotros seáis Mis enemigos, que no seáis Mis hijos, que no Me tengáis como vuestro Padre, que Soy, y ahí que muchos de vuestros hermanos llegan a creerle tanto a satanás, que Me hacen a un lado de su vida y no Me toman como lo que Soy, la Bondad Infinita.

Mis pequeños, os pido oréis por aquellos hermanos vuestros que ya han sido engañados fuertemente por satanás y que, ciertamente, satanás a donde os lleva, es al pecado y el mismo hombre, por conveniencia, por gusto, acepta en parte ése pecado, porque le trae placer, pero luego se da cuenta de su error y en su error, se va encadenando más a la maldad de satanás.

Os pido que oréis por ésos hermanos vuestros, porque Yo los amo, a pesar de que Me rechazan, Yo los amo, a pesar de que se hayan satanizado, Yo los amo, y si sois verdaderamente Mis hijos, debéis entender esto, porque el Amor, el verdadero Amor, nunca va a despreciar a los que le pertenecen. Vosotros, los que tenéis hijos, amáis a vuestros hijos, aún a pesar del mal en el que estén o el mal que produzcan y Yo, que Soy la Bondad Infinita y Soy vuestro Creador, vuestro Padre, con mayor razón os amo, a buenos y a malos.

Ciertamente, los malos, tendrán su castigo, tendrán su penitencia, pero necesito que regresen a Mí y necesito que vosotros os deis cuenta de ésta necesidad de Mi Corazón, os quiero salvar a todos y por eso cuento con vosotros, los que estáis Conmigo.

Os amo, os amo a todos y a todos os quiero de regreso. Que vuestras oraciones sean continuas, Mis pequeños, no os dejéis seducir por satanás, no os dejéis seducir por la flojera o por las diversiones o por todo aquello que os separe de la oración y sobre todo de la oración profunda, en la que Yo estoy Presente plenamente. Mientras vosotros oráis, tenedMe siempre en vuestra mente y en vuestro corazón y de esta forma, satanás no os vencerá. Ayudad a vuestros hermanos y vosotros obtendréis un premio eterno muy grande.

Gracias, Mis pequeños.