Rosario de las Lagrimas de la Sma. Virgen de Fatima

miércoles, 7 de noviembre de 2012

UN GRUPO PEQUEÑO PUEDE HACER GRANDES COSAS




Segundo MisterioHabla Nuestro Señor Jesucristo,




Hijitos Míos, ya os había dicho Yo, vuestro Hermano Jesucristo que con un puñado de almas totalmente sueltas a Mi Voluntad, podría Yo cambiar a la humanidad entera, ayudarle a regresar al Principio, a regresar a los valores que debe tener el hombre ante Mí, vuestro Dios.

Mis pequeños, los que estáis Conmigo tenéis la Gracia de la Sabiduría SantaVosotros os estáis dando cuenta de los cambios que se están dando en la humanidad, en la Iglesia, en la espiritualidad del hombre. Vosotros os dais cuenta de los engaños de satanás, porque estáis Conmigo, porque sabéis lo que Yo quiero que sepa el hombre, pero que el hombre ya no quiere saberlo porque se ha apartado de Mí, vuestro Dios. El hombre ha querido tomar ahora su propia voluntad.

Desde la caída de vuestros Primeros Padres, no ha tenido esa humildad ni sabiduría para reconocer que al estar apartados de la Fuente de la Sabiduría, el hombre no puede actuar correctamente. Al estar afectados por el pecado, vosotros no podéis dar lo Verdadero, no podéis pensar lo que es cierto, lo que puede venir de Mí, porque no os estáis apoyando de MíPor eso, vosotros, los que estáis Conmigo, que estáis recibiendo Sabiduría Santa, os pido os unáis al Cielo continuamente y, por eso, os decía que un grupo pequeño puede hacer grandes cosas, porque no estáis trabajando bajo vuestra voluntad, sino que estáis unidos a Mi Voluntad y estáis unidos fuertemente a la Comunión de los Santos y de esta forma, vosotros tenéis un potencial inmenso, porque ya no es vuestra propia persona la que está orando, la que está intercediendo, la que está salvando, ya es la Comunión de los Santos y todos ellos unidos a Mí, a Mi Sabiduría Santa y Divina por la que se va a dar el cambio. Así es como vosotros podéis hacer grandes cosas, porque estáis uniéndoos Conmigo y Yo, ofreciendo todo a Nuestro Padre Dios.

Cuando estuve sobre la Tierra, todos Mis momentos, toda Mi estancia, fue oración continua y así debéis estar también vosotros, escuchando vuestro corazón, porque con las mociones de Mi Santo Espíritu, vosotros debéis orar continuamente, intercediendo, abogando, agradeciendo todo aquello que recibís de vuestro Dios en Nuestra Santísima Trinidad y que vosotros debéis ser intercesores para este cambio que necesita la humanidad. Sois poquitos pero, unidos a Mi Voluntad, vuestro potencial es infinito. Entended bien esto, Mis pequeños, para que os mantengáis firmes en lo que os estoy pidiendo y sobre todo, alegres, porque estáis haciendo una gran obra. Vosotros, junto con otros grupos alrededor del mundo, vais a hacer, junto Conmigo la gran obra del cambio que tanto necesita esta humanidad.

Estad consientes, Mis pequeños, que es la calidad de la oración la que cuenta, si estáis Conmigo, esa calidad de oración es infinita, es inmensa, es inconmensurable. Vosotros ahora no os dais cuenta de ello, pero pronto os daréis cuenta de cómo vuestra oración logró un gran cambio en la historia de la humanidad.

Gracias, Mis pequeños.

LAS 5 PIEDRAS DE MEDGUJORGE (1º Piedra)

ORACIÓN DE CONVERSIÓN

PROMESAS DEL ROSARIO DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TESTIMONIO DEL INFIERNO - JOVEN COREANA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Click en la Imagen para descargar la consagración

PASOS PARA UNA BUENA CONFESIÓN:

Yo me confieso , ¿ Y tú?

Yo me confieso , ¿ Y tú?
Para recibir la Sagrada Eucaristía hacen falta tres condiciones: 1) estar en gracia de Dios; 2) saber a quién se va a recibir, acercándose a comulgar con devoción; 3) y guardar una hora de ayuno antes de comulgar.

ESTE TESTIMONIO QUIERE SALVAR TU ALMA

Confesarse:

Decía el Santo Cura de Ars:

Hay quien esconde pecados mortales por diez, veinte, treinta años. “Siempre están atormentados; siempre está presente su pecado en su mente; siempre tienen el pensamiento de decirlo, y nunca lo hacen… ¡es un infierno!

Cuando hacéis una buena confesión, habéis encadenado al demonio. Los pecados que escondemos reaparecerán todos. Para esconderlos bien, hay que confesarlos bien”. Y añadía: “Hay que dedicar más tiempo a pedir la contrición que a examinar los pecados”.

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)
Click en la Imagen para descargar

EL GRAN AVISO (Click en la imagen para descargar)

También te pueden interesar: