Rosario de las Lagrimas de la Sma. Virgen de Fatima

miércoles, 7 de noviembre de 2012

YO NO OS MANDO UN CASTIGO POR VENGANZA O NADA MAS PARA DESTRUIRLOS, NO...


Mensaje de Dios Padre, Nuestro Señor Jesucristo y la Santísima Vírgen María a J. V.

Primer Misterio, Habla Dios Padre,
Sobre: 
Soy un Padre amorosísimo y porque os amo, tendréis este dolor que pronto os vendrá, agradecedlo, Mis pequeños, porque este dolor, os llevará a la vida eterna.







Hijitos Míos, pronto la humanidad entera sufrirá los flagelos del castigo, la humanidad no ha querido preparase para ello, como no se prepararon para el DiluvioPara una gran cantidad de hermanos vuestros, esto les caerá como sorpresa, sorpresa para el estado de su alma, porque han querido vivir más para el mundo que para Mí, vuestro Dios.


Mis pequeños, me duele mucho deciros todo esto, porque los padres siempre aman a los hijos y más Yo, que Soy vuestro Dios y Creador, pero veo que pasa el tiempo y no son muchas las almas que quieran venir a Mí.



Ciertamente, vuestras oraciones, las oraciones de los pequeños grupos alrededor de la Tierra, van ayudando a que también algunas almas regresen al redil de Mi Hijo, pero son más las almas que van dejando sus obligaciones espiritualesque aquellas que las van tomando y es por eso que por el bien de toda la humanidad, tengo que soltar estos flagelos que os harán entrar en razón, Mis pequeños, porque para eso son los castigos que imponen los padres a los hijos, para hacerlos entrar en razón y para hacerles un bien.

Preparaos, Mis pequeños, porque ya es muy corto el tiempo, dentro de lo que este año es, tendréis en varios países del mundo flagelos tremendos que pondrán a todas las demás naciones a pensar y a arrodillarse y, como ya os he dicho antes, estas naciones que se arrodillarán, sabrán que pronto también a ellas les llegará algún flagelo, porque todos seréis probados en el amor.

Sí, Mis pequeños, en el amor, porque Yo lo que permito que os pase, siempre va a ser para que vuestro amor crezca. Yo no os mando un castigo por venganza o nada más para destruiros, lo hago para que entendáis que os habéis salido de los caminos del Amor.

Os vuelvo a repetir, Me duele mucho que esto suceda, pero lo tengo que hacer para salvar vuestras almas, porque si os dejo así, Mis pequeños, infinidad de almas se perderían.

Es doloroso pero cierto, que cuando tenéis algún mal, cuando algo grave está sucediendo en vuestra vida, cuando veis que vuestra vida se puede perder, es cuando volvéis a Mí, cuando os arrepentís, cuando os arrodilláis y es cuando clamáis Mi Nombre, pidiendo perdón y ayuda.

No queréis cambiar en el bien y, porque sois duros de corazóntengo que hacer esto para que, en la dificultad, cambiéis y agradezcáis, pues, el dolor que tendréis; porque gracias al dolor cambiaréis hacia el bien y regresaréis hacia Mí, a recibir nuevamente Mi Amor y Mi apoyo, que debisteis haberlo buscado en la paz, en la armonía.

Vuestro corazón es duro, os vuelvo a repetir, sois como el pueblo judío en la antigüedad, de cerviz dura, tercos, necios, groseros, malvados¿por qué os cuesta tanto trabajo vivir en el bien, cuando al vivir en el bien recibís Mis Bendiciones a manos llenas?

Cuando vivís en el mal, vosotros mismos os hacéis daño, os atacáis los unos a los otros, no hay paz en vuestra alma ni alrededor vuestro y, además, no recibís Mis Bendiciones, porque no las pedís, porque no Me tomáis en cuenta para vuestra vidaNo hay Sabiduría en vosotros y, así, os perdéis de tantas Bendiciones que podríais recibir de Mí pero, porque preferís vivir en el mal os castigáis a vosotros mismos.
Esa es la terquedad del hombre, vuestra maldad, la que habéis permitido entrar a vuestro corazón, es la que os lleva a que todo sea negativo en vuestra vida, cuando Yo no os creé para ello.

Sois necios, tercos, os repito y os repito esto cientos de veces y vosotros no creéis pero, ahora, el dolor que tendréis, os llevará de regreso hacia el camino correcto. Yo no quería vuestras lágrimas ni vuestro dolor para que regresarais a Mí, Yo quería vuestras sonrisas, vuestras alegrías, vuestro agradecimiento, para estar Conmigo.

Sabéis que Yo no obligo a las almas, pero ahora tengo que permitir esto para que vosotros entendáis que debéis venir hacia MíPorque os amo, debéis estar Conmigo, ya que satanás os podría destruir eternamente cuando estáis apartados de Mí. Yo os quiero de regreso Conmigo y, como no estáis Conmigo y veo que estáis destruyendo vuestra alma, destruyendo vuestra vida, tengo que rescataros de alguna forma y, como no entendéis por el bien, sino solamente por el mal, entonces tengo que permitir esto que os va a suceder, para que regreséis a Mí y, ya que estéis Conmigo y sintáis Mi Corazón latir en vuestro corazón; Me encargaré de que volváis al Bien y ya no permitáis que el mal nuevamente se aproveche de vuestro corazón.

Os amo infinitamente, Mis pequeños. ¡Cómo quiero que vuestro corazón arda también de amor por Mi Corazón!, ¡tanto os he dado y vosotros no lo apreciáis!
Todo esto que sucederá, Mis pequeños, se dará para que vosotros valoréis lo que gratuitamente recibisteis y que no supisteis apreciar.

Entendedlo, Mis pequeños, Soy un Padre amorosísimo y porque os amo, tendréis este dolor que pronto os vendrá, agradecedlo, Mis pequeños, porque este dolor, os llevará a la vida eterna.


Gracias, Mis pequeños.

LAS 5 PIEDRAS DE MEDGUJORGE (1º Piedra)

ORACIÓN DE CONVERSIÓN

PROMESAS DEL ROSARIO DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TESTIMONIO DEL INFIERNO - JOVEN COREANA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Click en la Imagen para descargar la consagración

PASOS PARA UNA BUENA CONFESIÓN:

Yo me confieso , ¿ Y tú?

Yo me confieso , ¿ Y tú?
Para recibir la Sagrada Eucaristía hacen falta tres condiciones: 1) estar en gracia de Dios; 2) saber a quién se va a recibir, acercándose a comulgar con devoción; 3) y guardar una hora de ayuno antes de comulgar.

ESTE TESTIMONIO QUIERE SALVAR TU ALMA

Confesarse:

Decía el Santo Cura de Ars:

Hay quien esconde pecados mortales por diez, veinte, treinta años. “Siempre están atormentados; siempre está presente su pecado en su mente; siempre tienen el pensamiento de decirlo, y nunca lo hacen… ¡es un infierno!

Cuando hacéis una buena confesión, habéis encadenado al demonio. Los pecados que escondemos reaparecerán todos. Para esconderlos bien, hay que confesarlos bien”. Y añadía: “Hay que dedicar más tiempo a pedir la contrición que a examinar los pecados”.

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)
Click en la Imagen para descargar

EL GRAN AVISO (Click en la imagen para descargar)

También te pueden interesar: