domingo, 16 de junio de 2013

La Misericordia de Yavé

17 DE JULIO DE 2012

09:15 HRS.


Mensaje de la Siempre Virgen María de Guadalupe para el Mundo a través de la Vidente y Profeta del Final de los Tiempos María de la Cruz








Pequeña niña y preciados Hijitos Míos:



¿Sabéis Ustedes cuán grande es la Misericordia de Yavé?


Os diré: 


La Misericordia de Dios es la Infinita caridad que resplandece en el Misterio de la Encarnación de Mi Hijo Jesús y de los beneficios que os vienen por Él. Las perfecciones que resplandecen son por la Encarnación, y por ellas campea la caridad, de la cual será esa meditación, fundada en lo que Mi Hijo Jesucristo os dijo a Nicodemus:

 “ASÍ AMO DIOS AL MUDO, QUE LES DIO A SU HIJO UNIGENITO, PARA QUE CUALQUIERA QUE CREYERE EN EL, NO PEREZCA, SINO ALCANCE LA VIDA ETERNA” (Jo., 3, 16). 

De la cuales vuestro Salvador cifró tres cosas muy importantísimas de este preciado misterio:

La fuente principal de donde procedió, Su Grandeza, Sus Fines y Efectos admirables.

- Su Grandeza.- Se ha de considerar la infinita grandeza de la persona que amó y nos hizo este soberano beneficio y la infinita vileza del que es amado, a quien se hizo esta merced comparando uno y otro. 


- El gran beneficio, fue la infinita caridad y amor de Dios, el cual, para su provecho y bienaventuranza no tenía necesidad de amar a nadie fuera de Sí mismo, porque con sólo verse y amarse es infinitamente bienaventurado. Pero con todo eso, de pura gracia, quiso ganar a las criaturas y hacerlas bien, solamente porque es bueno y por mostrar en ellas las riquezas de su bondad, 


 “DIOS, QUE ES RICO EN MISERICORDIA, NOS AMÓ POR SU EXCESIVA CARIDAD”, (Ef., 2, 4)


 y quiere decir con esto, no amó Dios porque tuviese necesidad de nosotros, ni porque se lo mereciésemos de justicia, sino porque su misericordia se compadeció de vuestra miseria y su caridad quiso salir de sí para amar a otros.


- La infinita caridad de Yavé, en querer amar al mundo, siendo quien ES. Y El mundo llamo la muchedumbre de los hombres pecadores que pecaron en Adán y Eva, y de ellos contrajeron la mancha de la culpa original, y después por su propia voluntad cayeron en gravísimos pecados anteriores y actuales, por los cuales fueron indignos de ser amados y merecían sumamente ser aborrecidos. Pero de tal suerte que, no solamente amó Dios a los hombres cuando no eran, pero por consiguiente, ni eran amigos ni enemigos, sino también los amó cuando eran enemigos, rebeldes y desagradecidos a otros innumerables beneficios que les había hecho, para descubrir con esto los infinitos tesoros de Su misericordia y caridad.


Hago una comparación de lo que Dios hace en el Cielo a los que los hombres hacen en la tierra, ponderando cómo Dios ama al mundo y el mundo que tristemente muchos todavía aborrecen, al Dios que tanto los ama. Muchos hombres del mundo se empecinan en ofender a un Dios tan bueno, y Dios vuestro Padre solo desea el bien al mundo; Yo misma me quedo Admirada de tanta maldad en el mundo y de la infinita bondad y caridad de Dios Padre Yavé para con sus hijos.


Entonces hijitos Míos, apliquen estas tres cosas a sí mismos o pónganse en lugar del mundo, analicen profundamente, y sabrán o se darán cuenta, cuanta ingratitud hay en el hombre, como ofenden a vuestro Dios a Mi Hijo, a sabiendas que no los ha dejado de AMAR. 

 Deseen pues con todo su corazón, amarse, amarle y amar a los demás como ÉL Mismo os Ama.


No permitan que el enemigo os gane su alma, recuerden vosotros que Yavé los creo para dar grandes frutos y ganar un día el tan incomparable Cielo.



Mi Hijo Jesús, derrama amor para todos y Yo su Madre Me uno a ese inagotable amor.
FUENTE DE MISERICORDIA DEL PADRE DEL CIELO LOS BENDICE, FUENTE INAGOTABLE DE JESÚS LOS BENDICE, A TRAVÉS DEL SANTO ESPÍRITU PARÁCLITO Y DE VUESTRA MADRE MARÍA DE GUADALUPE. Amén, Amén, Amén.





AL EXTRAER LOS MENSAJES PORFAVOR CITAR FUENTE:
WWW.EJERCITOMARIANO.COM