domingo, 4 de agosto de 2013

En las fuentes de mi divinos Corazón



Orad con vuestro Ángel de la guarda
(Marzo 21/07)


Jesús dice: Orad… Orad.

El cielo está lleno de Ángeles desocupados. Os di, a
cada uno de vosotros, un ángel de la guarda que os
custodiará, que os guiará, que os allanará caminos para
ese encuentro triunfante conmigo.


Invitad a vuestros ángeles de la guarda a orar con
vosotros desde vuestros corazones. Ellos, según sea la
intensión de vuestros corazones, os presentarán
copones de oro, plata o bronce.


Los ángeles de la guarda batallarán contra las huestes
del mal con el fin de ayudaros a vencer tentaciones y
obstáculos que el enemigo pone.


Rosita de santa María: Te regalé a ti, pequeña mía, el
nombre de tu ángel de la guarda. Invítalo en tus viajes,
a tus visitas, invítalo a planear junto contigo. 

En el final de estos últimos tiempos es necesario hacer
uso de los Sacramentales.


Levantaos pequeños míos, abanderaos de mi presencia.

Rosita de santa María: Así como un día te anuncié que
te llevaría al jardín de mi Madre, hoy también te
anuncio un retiro especial, un encuentro especial que
tendrás conmigo. Os invito a orar desde la profundidad
de vuestro corazón, a guardar cada acontecimiento que
os suceda en vuestro interior y a entregar todo al Señor
como lo hice Yo en mis momentos de dificultad.

En ningún momento me desesperé, la tribulación no se
apoderó de mí, porque confié en la obra redentora,
porque confié en la obra que mi Padre haría en mí y en
todas las criaturas.

La VirgenMaría dice:

La oración es el alimento que os fortalecerá, que os
robustecerá en vuestras debilidades. Alimento que os
acercará a Jesús. Contemplad ese nardo purísimo de
celestial perfume que fue mi Jesús. Ese Jesús que llevé
con amor, con ternura en mi vientre virginal.
En vuestros momentos de dificultad, de necesidad,
recordad aquella manifestación del cielo: todo lo que
vosotros pidáis, por los méritos de la infancia de Jesús,
nada será negado.

Azucena: Jesús en esta tarde, sin tú pronunciar palabra,
ha tomado tu ofrecimiento como alma víctima, como
alma reparadora. Esa es una especial vocación a la cual
Jesús te pide.

Mi pequeña Flor: Te he plantado en el jardín de mi
Corazón. Tu nombre no es al azar, ya estaba escrito en
el libro de la vida. Eres pequeña flor, eres ese pequeño
girasol que apunta siempre hacia el cielo.

Haced de vuestros corazones, pequeños capullos que
apenas empiezan a abrir.

Pide, pequeña mía, por la hermana Dolores, ella
necesita oración, aquella que llamé estando en medio
de una Eucaristía.

Necesito almas que oren en la noche
 
Marzo 23/07

Jesús dice:

Necesito centinelas que oren en la noche, necesito
centinelas que enciendan las llamas de sus corazones
con una llama ardiente de amor, con rayos fulgurantes
de ternura, de misericordia y de acompañamiento.

Necesito almas eucarísticas, almas eucarísticas que
desde la soledad de su cuarto de la noche se remonten
espiritualmente al Tabernáculo más solitario y me
hagan compañía.

Necesito almas a las cuales les pueda robar parte de su
sueño, para que la dediquen a la oración, para que la
dediquen a la reparación, para que la dediquen a
hacerme compañía.

Necesito almas que abracen la cruz con amor.
Atesorad riquezas para el cielo

 
Junio 8/07 6:30 p.m.
La santísima Virgen María dice:

Como guardiana de la fe os preservo de las insidias del
enemigo, amarrándoos tiernamente con el cordón que
ata mi sayal, porque vosotros sois niños que necesitan
de mi alimento espiritual y de una madre que os
acaricie y os cuide amorosamente.

Mi Inmaculado Corazón vibra de amor por vosotros,
me enternecen vuestras oraciones y vuestros primeros
pasos en este caminar espiritual.

Os he incorporado a mi Ejército Azul para que batalléis
contra las astucias de satanás, por lo tanto mantened en
vuestros pechos el signo de mi victoria y en vuestras
manos el Santo Rosario.

Mi Hijo os quiere como niños cándidos, puros e
inocentes apuntando siempre vuestras miradas al amor.
Mis pequeños: en días de frío os daré calor, en noches
de oscuridad os daré luz, en momentos de debilidad os
fortaleceré, en momentos de turbulencia os regalaré mi
paz.

Resguardaos en el Divino Corazón de Jesús, sintiendo
cada pulsación y cada latido como destellos de amor,
de misericordia y de ternura para cada uno de vosotros.
Atesorad riquezas para el cielo con la oración constante,
el sacrificio y la mortificación. Practicad la virtud del
silencio haciendo de vosotros almas prudentes, con
espíritu de recogimiento y de adoración.

Alimentaos con manjares exquisitos, saboreando las
palabras de las Sagradas Escrituras.

Ofrecedme ramos de rosas de distintos colores en los
que al desgranar cada Ave María, es un capullo que se
abre para el cielo.

Os escucho en vuestro balbuceo, en vuestras súplicas
incesantes e intercedo por vosotros ante Jesús.

Os hablo de diversas maneras por medio de imágenes,
saludadme desde vuestro corazón cada vez que paséis
frente a una de ellas.

Os llevo guardados en mi Corazón, os bendigo y os
amo.


Venid a Mí
Junio30/07 6:50 p.m.
 
Jesús dice:


Pequeñas flores de mi divino jardín, los he plantado en
el vergel de mi Corazón para rociaros con el agua viva
que brota de mi Divino costado y nutríos con la savia
de mi Amor.
Yo soy

Yo soy la luz y el aire que necesitáis para vivir.

Os doy vida cada vez que me abren vuestros corazones
y os enternecen ante mis Palabras, Palabras que deben
suscitar en vosotros más amor hacia Mí hasta decir: el
amor no es amado.

Regad y purificad vuestras vidas, sumergiéndoos en los
torrentes de mi Sangre preciosa y resguardaos en mi
Sagrado Corazón; porque el diablo anda, como león
rugiente, buscando a quien devorar.

Vuestra reparación sube como incienso ante la
presencia de mi Padre.

Ofrendaos como hostias vivas para la conversión y
salvación de las almas.

Adornad vuestras vidas con las joyas de la oración, los
sacramentos y la lectura de la Sagrada Escritura
meditando mi Palabra día y noche.

No permitáis que vuestros pensamientos sean
perturbados por raciocinios huecos y poco
fundamentados, son ardides (mañas) de Satanás que
intenta alejaros de mi camino.

Mis pequeños: para entrar en el reino de los cielos
debéis haceros como niños. Os alimentos con la leche
maternal de mi amor, porque sois pequeños que
empiezan a balbucear sus primeras palabras y dar sus
primeros pasos.

Cuando estéis a punto de caer, apoyaos en Mí que Yo
soy vuestra fortaleza.

Venid a Mí en vuestra tristeza para daros alegría.

En vuestros momentos de oscuridad para daros luz.

En vuestra aridez para saciaros vuestra sed. ……..
En vuestra turbulencia para regalaros mi paz.

En vuestro decaimiento para reviviros.

Endulzo la hiel amarga de vuestros corazones
manándoos efluvios de mi Amor, apagando el fuego
que hay allí con mis torrentes de agua viva y dándoos
descanso con mi presencia.

Reuniros en vigilia de oración los primeros viernes de
cada mes para reparar los ultrajes a mi Divino Corazón.
Allí os bendeciré y os revelaré secretos escondidos.

Haced de vuestras vidas una constante reparación y
oración.

Imitadme en mi humildad y en la aceptación del
sufrimiento, renunciando a vuestros pensamientos
hasta haceros portadores de mi Luz.

Os amo, os amo mucho.

Sois peregrinos del Absoluto
 
Julio 5/07

El Padre Celestial dice:

Yo soy un Padre de amor, de ternura y de misericordia,
deseoso de daros amor y alentaros con mi presencia en
vuestro caminar. 

Si quieres leer estos mensajes de Amor aquí está el libro que pertenece a las Revelaciones a AGUSTIN DEL DIVINO CORAZÓN

Click link : Libro TOMO 1

Rosario de las Lagrimas de la Sma. Virgen de Fatima

LAS 5 PIEDRAS DE MEDGUJORGE (1º Piedra)

ORACIÓN DE CONVERSIÓN

PROMESAS DEL ROSARIO DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TESTIMONIO DEL INFIERNO - JOVEN COREANA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Click en la Imagen para descargar la consagración

PASOS PARA UNA BUENA CONFESIÓN:

Yo me confieso , ¿ Y tú?

Yo me confieso , ¿ Y tú?
Para recibir la Sagrada Eucaristía hacen falta tres condiciones: 1) estar en gracia de Dios; 2) saber a quién se va a recibir, acercándose a comulgar con devoción; 3) y guardar una hora de ayuno antes de comulgar.

ESTE TESTIMONIO QUIERE SALVAR TU ALMA

Confesarse:

Decía el Santo Cura de Ars:

Hay quien esconde pecados mortales por diez, veinte, treinta años. “Siempre están atormentados; siempre está presente su pecado en su mente; siempre tienen el pensamiento de decirlo, y nunca lo hacen… ¡es un infierno!

Cuando hacéis una buena confesión, habéis encadenado al demonio. Los pecados que escondemos reaparecerán todos. Para esconderlos bien, hay que confesarlos bien”. Y añadía: “Hay que dedicar más tiempo a pedir la contrición que a examinar los pecados”.

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)
Click en la Imagen para descargar

EL GRAN AVISO (Click en la imagen para descargar)

También te pueden interesar: