lunes, 27 de octubre de 2014

¡YA TODO ESTÁ LISTO PARA EL MONTAJE A NIVEL MUNDIAL DE LA MARCA DE LA BESTIA!

¡YA TODO ESTÁ LISTO PARA EL MONTAJE A NIVEL MUNDIAL DE LA MARCA DE LA BESTIA!

OCTUBRE 27 DE 2014 – 8:45 A.M.

LLAMADO DE MARÍA ROSA MÍSTICA A LOS HIJOS DE DIOS



Hijitos de mi corazón, que la paz de Dios esté con vosotros y mi amor y protección maternal os acompañe siempre.

Mi Hijo muy pronto será sacado de sus casas, la luz del mundo será reemplazada por las tinieblas y todo el mundo católico se lamentará, especialmente aquellos que le han dado la espalda o lo han buscado tibiamente. ¡Pobre humanidad va a sentir en su cuerpo, alma y espíritu, el dolor que produce la ausencia de Dios!. Cuando esta humanidad despierte de su letargo espiritual se dará cuenta de que Dios lo es todo y sin Él, todo es nada.

Orad hijitos para que la reforma que se llevará a cabo en el sínodo de obispos, no sea manipulada por la masonería eclesiástica y el Papa permanezca firme en el evangelio y doctrina de mi hijo y así, la masonería no pueda introducir su teología de liberación que solo busca destruir las bases de la Iglesia.

Hijitos, son tiempos difíciles los que estáis viviendo, pero si permanecéis unidos a nuestros dos corazones todo pasará para vosotros como un sueño; id acostumbrándoos desde ahora a las malas noticias, porque todo esto hace parte de vuestra purificación; no os alarméis, ni asustéis por nada, orad, ayunad y haced penitencia, y todo se irá dando conforme a los designios de mi Padre.

Ya todo está listo para el montaje a nivel mundial de la marca de la bestia. Sólo falta que llegue la guerra y caiga la economía, para que comiencen los últimos días del reinado de mi adversario.

Acordaos que en su reinado todos vuestros bienes los perderéis, solo aquellos que tengan la marca de la bestia podrán conservarlos. Vosotros pueblo de Dios no temáis, mi Padre no os abandonará; Él será vuestro sustento y alimento en aquellos días y yo cuidaré de vosotros para que ninguno se me pierda.

En el reinado de mi adversario todo funcionará con el microchip, el que no tenga este dispositivo en su frente o en la mano derecha no podrá comprar, ni vender, ni llevar a cabo ninguna transacción financiera; todo estará negado para los hijos de Dios. Por ningún motivo hijitos os vais a marcar con el sello de la bestia, porque al hacerlo perderéis vuestra heredad y ya no seréis contados entre los hijos de Dios. Os anuncio todo esto para que os preparéis y nada os coja por sorpresa; esta será una gran prueba para el pueblo de Dios. Muchos últimos serán primeros y muchos primeros, serán últimos.

Hijitos, las últimas campanadas de misericordia se están agotando, los que no las aprovechen se lamentarán. No sigáis corriendo hacia el pecado hijitos rebeldes, mirad que todo está por desatarse y cuando esto suceda ya no vais a poder encontrar quién os reciba en confesión, porque las Iglesias estarán cerradas y mis hijos predilectos estarán huyendo de las persecuciones que mi adversario y sus agentes del mal llevarán a cabo contra ellos. Todo el pueblo de Dios será perseguido, encarcelado, torturado y muchos darán su vida por causa del evangelio de mi Hijo.

¡Oh mis jóvenes, el tiempo se está acabando y vosotros seguís tan relajados, seguís caminando en pos del pecado sin medir las consecuencias que esto implica para vuestras almas!. Mis niños la verdadera vida está en la eternidad y no en este mundo; ¡recapacitad y volved a Dios antes de que sea demasiado tarde, para que vuestras almas no se pierdan al paso de la justicia divina!. Mirad, la noche está cerca y ésta es de tribulación y tinieblas; despertad mis pequeños y dejad de seguir pecando, porque estamos muy tristes en el cielo por tanto joven que se está perdiendo.




Desgarrad vuestros corazones porque se acerca el regreso triunfal de mi Hijo.

La paz de Dios os acompañe siempre.

Vuestra Madre que os ama, María Rosa Mística.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.




lunes, 13 de octubre de 2014

Realmente el infierno se está desatando y si no se derrota, las fuezass seguirán expandiéndose

LOCUCIONES PARA EL MUNDO
Vidente dirigido por Monseñor John Esseff

Locuciones
Sep 20-23 / 2014
UN VIAJE AL INFIERNO

1. Ir de la luz a las tinieblas

Septiembre 20, 2014
María
Ven, Yo quiero llevarte a la oscuridad del Infierno. Sólo entonces puedes entender los acontecimientos que están ocurriendo y la fealdad del pecado. Habrá etapas en esta oscuridad y por último, llegaremos al centro, cara a cara con satanás y sus legiones.
El camino de la luz a la oscuridad comienza lentamente. Es como un ocaso. La persona todavía cree, todavía practica su fe, pero en ciertas áreas de la vida ellos comienzan a dejar atrás la Ley de Dios. Aumentan las atracciones que nunca antes eran toleradas. Las prácticas religiosas llegan a ser secundarias y de rutina. La flor se desgaja de sus ráices profundas de fe y ya no se alimenta del suelo.
La persona no puede luchar más contra la cultura y pronto se convierte en uno con ella. Las alegrías encontradas en las prácticas religiosas se desvanecen y el corazón se consume en metas mundanas. El alma se hace impotente frente a las tentaciones y sucumbe más y más en un estilo de vida que anteriormente habría rechazado.
El alma aún no ha caído en las tinieblas, pero bordea el precipicio, tropieza con frecuencia, se levanta lentamente y está muy debilitada, mientras satanás espera su momento, listo para reclamar un alma que había vivido en la luz.
Comentario: Oh, lector, si estas palabras te describen, entiende que Nuestra Señora te ama y te está ofreciendo la ayuda que necesitas para volver rápidamente a la luz.

2. El mecanismo de satanás

Septiembre 21, 2014
María
Algunas veces la tierra tiembla, los cielos se oscurecen y las olas se agitan, como sucede con los huracanes, terremotos y tornados. Todos estos son símbolos de los poderes destructivos del Infierno. Se libera una fuerza que perturba el orden existente. Aunque algunas manifestaciones de la Tierra tienen una raíz satánica, las fuerzas más grandes del Infierno se muestran en los acontecimientos humanos como la ira, las disputas, los malentendidos, el rompimiento de las promesas, la destrucción de las relaciones, la codicia, los escándalos, algunas veces una completa y repentina destrucción de lo que parecía tan estable.
Estas fuezas del Infierno no se manifiestan en desastres naturales, sino dentro de la persona humana. Todos están sujetos a estas fuerzas y muchos creen equivocadamente que se trata de confusiones o errores humanos. Realmente, el infierno se está desatando y, si no se derrota, las fuezass seguirán expandiéndose. Satanás sólo quiere destruir, derribar y arruinar.
Sin embargo, los poderes del Infierno llegan a otro nivel cuando se valen de los corazones que están comprometidos con el mal, corazones retorcidos que han tomado decisiones perversas y han escogido deliberadamente los caminos del mal. Satanás eleva a estas personas, les da puestos de autoridad, llena sus bolsillos con dinero, derrama sobre ellos enormes poderes políticos, los protege de sus enemigos y los mantiene en el poder hasta que ya no le sirven para sus propósitos. Estas personas están por todas partes, en el mundo y en la Iglesia, en los negocios y en la educación, en la política y en la ciencia. Sin saberlo, ellos forman un mecanismo de maldad que los protege unos a los otros y luchan por las mismas causas. Ellos son inteligentes, poderosos, son aceptadados por muchos, con frecuencia bien acicalados, con un alto nivel de educación e incluso son encantadores.
Ellos persuaden a los demás, lideran causas y tienen un discurso brillante. No tienen amor por la verdad y no ven el mal quebrantando la Ley de Dios. Todo es por conveniencia propia, cualquier cosa entra en sus metas distorsionadas.
La sociedad está al borde del abismo porque satanás es dueño de muchos miles de personas. Sus pasiones son desordenadas y sus egos dominan sus pensamientos. Ellos son su vanguardia, sus instrumentos para llevar al mundo al borde del precipicio, donde ya se dirige a menos que los poderes de Mi Inmaculado Corazón sean liberados pronto.
Ninguna mente humana puede detectar la maquinaria de satanás y ninguna fuerza humana puede destruirla. Sólo la Mujer vestida de Sol es su gran Adversaria.
Comentario: Nuestra Señora da una aguda descripción de lo que está ocurriendo ante nuestros ojos, pero que en realidad no se ve.

3. Hechos que afrontar con el Infierno

Septiembre 22, 2014
María

Antes de llevarte a las conclusiones importantes, debo enfrentarte cara a cara con este reino del Infierno, pues realmente es un reino, con una jerarquía y miembros muy compactos y bajo el liderazgo de satanás, cuyo nombre como ángel era Lucifer, portador de luz.
Tengo que abrirte los ojos y debes ver. No puede haber malentendidos, no afirmes que el reino del Infierno es sólo un nombre para males impersonales que inevitablemente ocurren en los acontecimientos humanos. No, el reino del Infierno son personas. Los ángeles caídos son personas con inteligencia y libre voluntad. Ellos han usado su libre albedrío para rechazar la luz y para escoger la oscuridad; para rechazar el amor y escoger el odio; para rechazar el servicio y escoger la soberbia. Ellos están unidos uno al otro por su “No” a Jesucristo y a Su Reino de Luz. Contienen toda maldad posible y sólo buscan vertirla sobre la humanidad de la cual son extremadamente celosos porque las personas humanas tienen la oportunidad de reemplazarlos en sus tronos celestiales.
Este reino de total oscuridad y completo mal constantemente irrumpe en la historia humana, destruyendo el bien y promocionando la destrucción. Este reino es inteligente y poderoso, siempre se mantiene oculto a menos que sirva para su propósito darse a conocer y ver.
Inconscientes de este inteligente, poderoso, malvado, destructivo y bien organizado reino, los seres humanos cooperan con él, encuentran algunos aspectos atractivos, incursionan en sus poderes y abren sus corazones para llegar a ser miembros.
Todo esto, lo explicaré con más detalle.
Comentario: Nuestra Señora intenta advertirnos del enemigo que quiere destruirnos.

4. Convirtiendo el mundo en un Infierno

Septiembre 23, 2014
María
Vamos a penetrar hasta el mismo corazón del Infierno, que es el libre albedrío de todos los ángeles que rechazaron la luz. Por propia elección de su voluntad ellos se llenaron de un fuego inextinguible. Dios los hizo personas angélicas con la más aguda inteligencia y la más firme voluntad, poderosos ángeles a Su imagen y semejanza, superando con creces a cualquier persona humana. Es imposible concebir la perfección de los seres angélicos o de los grandes poderes que recibieron.
Sin embargo, cuando fueron invitados a usar estos poderes por amor y por servicio, ellos se cegaron por sus propias perfecciones y gritaron a una sola voz, “¡No serviremos!" Inmediatamente, todos sus grandes poderes se revirtieron contra ellos mismos. Su libre elección inició un fuego eterno, debido a que sus voluntades eligieron sólo a ellos mismos.
En ese momento, el Infierno comenzó en el corazón de cada ángel caído. Ellos se odiaban a sí mismos y entre sí y se unieron en este fuego de odio. Así son las llamas del Infierno, que ahora se extienden tan rápidamente en la historia humana y que pueden ser vistas por todas partes.
No digan que los fuegos destructivos de Siria, de Irak, del Estado Islamico, de Ucrania y Gaza son fuegos humanos. Son las llamas del Infierno, fluyendo de los corazones de aquellos que están convirtiendo el mundo entero en un infierno. Éste es el misterio que estoy tratando de revelar.

Comentario: La destrucción del mundo sólo puede ser entendida y derrotada por aquellos que creen en el Infierno. ¡Todos los demás no saben lo que está pasando!
Nota: En la pestaña superior 'Mensajes actuales' puede descargar los Mensajes en PDF.

Para el Infierno, la Tierra es un lugar donde puede vengarse de Dios y robarle sus propias criaturas

LOCUCIONES PARA EL MUNDO
Vidente dirigido por Monseñor John Esseff
Locuciones
Sep 24-26 / 2014
UN VIAJE AL INFIERNO
5. Satanás usa la revolución Siria
Septiembre 24, 2014
María
El mundo está en la ignorancia total de estos poderes destructivos que estoy describiendo. Estas verdades están relegadas para sus novelas y películas de ficción. Que se mueven en un solo plano, como si fueran una realidad de una dimensión. Rechazan la realidad Celestial y el poder del Infierno. Ahora, como el Infierno se siente poderoso y capaz de manifestarse en las noticias, el mundo y sus líderes no tienen respuestas. Así que Yo debo usar estas Locuciones para recalcar Mi mensaje básico.
Todos los acontecimientos destructivos que ahora constituyen los titulares, las guerras, las ejecuciones y los vastos y masivos sufrimientos humanos que siguen, vienen del Infierno. No tienen una fuente humana. Los seres humanos consciente o inconscientemente son simplemente instrumentos del Infierno. La conclusión importante es la siguiente.
Su intelecto humano es tan deficiente que ustedes nunca tendrán una estrategia para derrotar estos males. Ellos los desconciertan. Los hacen dar vueltas en círculos. Un año ustedes van en una dirección. Un año después, van en otra. Arman a sus amigos y ellos se convierten en sus enemigos. Ni siquiera saben quién es quién. No están seguros a quién deberían bombardear o a quién deberían armar. Ni siquiera saben los nombres de todos los grupos, ni cómo interactúan ellos.
¿A quién debería Yo culpar? Hace tiempo que han dejado de lado su fe y la ayuda celestial. Ustedes han construido su propio mundo y enseñado a sus hijos a ser seculares. Ahora están desprovistos como un soldado desarmado enfrentando a un enemigo mortal.

A medida que sigan los acontecimientos, estas Locuciones crecerán en importancia. Recuerden que ellas comenzaron con la revolución egipcia (enero de 2011). Ésa fue Mi señal para las Locuciones de que estas Palabras tenían que hacerse públicas. Ése fue el comienzo, pero fue la revolución siria la que encendió la mecha. Yo hablé hace un año sobre esto (23 y 26 de agosto, 2013). Ahora ustedes pueden ver todos los males que han seguido.


Yo no he abandonado al mundo. Estas Locuciones son una prueba de Mi atención a Mis hijos.

Oh, lector, no creo que tus oraciones y sacrificios sean pequeños. Son importantes para Mí. Especialmente tu amor Me consuela. Sigue con tus pequeñas devociones. Mis grandes dones no se han liberado. Oh, ¿cuándo consagrará el Santo Padre a Rusia? Yo espero, pero también Me preparo activamente para ese momento.
Comentario: Las Locuciones se profundizan y se hacen mucho más graves. Una gran guerra entre el Cielo y el Infierno está a punto de estallar en la Tierra. Los signos se están haciendo evidentes para todos.

6. El arsenal nuclear del Infierno

Septiembre 25, 2014
María
Hay fuegos del infierno que el mundo todavía no ha visto. El comienzo del fuego sólo se ha elevado. El infierno comenzó en los corazones de los ángeles caídos. Ellos fueron creados para amar a Dios, pero eligieron amarse sólo a sí mismos. Este fuego es un odio intenso por ellos mismos.
Ellos no quisieron la Presencia de Dios, así que se congregaron en su propio odio. ¡Qué reino! Criaturas sumamente inteligentes y poderosas están enlazadas inexorablemente entre sí por el fuego del odio. El amor y la amistad no existen en el Infierno. Todos son enemigos.
De esta caldera de odio inimaginable surge la destrucción y el sufrimiento en la Tierra. La puerta se abrió por la misma rebelión del hombre y la negativa a servir a Dios. Los efectos pueden ser vistos por todos, especialmente en el odio intenso y la violencia del Medio Oriente. El odio, el sufrimiento, la destrucción —son éstos signos claros de la presencia y del poder del Infierno.
Yo enseño todo esto para enfatizar la incapacidad absoluta de la humanidad para apagar estos fuegos. Algunas veces, los esfuerzos humanos se multiplican y propagan los incendios. Ahora, llego al meollo de Mi enseñanza —las armas nucleares. En todos estos conflictos, se han utilizado armas convencionales. Su poder es grande, pero aún limitado. Aunque satanás aún no ha sacado su arsenal nuclear, las armas se están construyendo y pronto encontrarán su camino en las manos de aquellos que las van a usar muy gustosamente.
En ese momento, el mundo llegará a un punto al que no ha llegado nunca antes, las armas nucleares en posesión del mismo Infierno. Es ésa la combinación a la que se le debe temer.
Las personas van a preguntar: “¿Qué vamos a hacer?” Yo siempre respondo que no existen soluciones humanas, pero el Cielo hará caer otro Fuego, un Fuego más poderoso. El Padre Celestial ya ha colocado este Fuego en Mi Corazón Inmaculado. Durante casi un siglo, Yo he estado hablando de estas Llamas y de todas las bendiciones que contienen. Una y otra vez, Mi mensaje central ha sido acerca de la paz mundial. Estas Llamas deben emerger. ¿Pero quién clama haberlas liberado? En la Iglesia especialmente prevalece el gran silencio. Los cambios deben ocurrir rápidamente. Yo no quiero la aniquilación de las naciones.
Comentario: Gracias a Dios que hasta ahora, todo el odio del hombre se ha expresado sólo por medio de armas convencionales.

7. Procurando destruir a todos

Septiembre 26, 2014
María
El Infierno procura controlar todo y cada aspecto de la Tierra. La Tierra es un reino de mucha codicia. La Tierra es muy distinta del Cielo y del Infierno. En la Tierra todos viven en el tiempo. Hay un pasado, un presente y un futuro. La Tierra tiene una historia de acontecimientos y el Plan de Dios para la Tierra se desarrolla día tras día. El Infierno ve su gran oportunidad. Puede interferir, modificar e incluso destruir ese plan. Para el Infierno, la Tierra es un lugar donde puede vengarse de Dios y robarle sus propias criaturas. Ésta es la realidad que estoy tratando de revelar.
El Infierno procura controlar todo, cada evento y cada aspecto de la Tierra. El Infierno es implacable. No tiene libre albedrío. Va derecho por un camino que no elige, un camino de odio absoluto. De por sí, cada persona debe ser su objetivo. El Infierno determina el nivel individual, el nivel nacional e internacional. Traza el corazón de cada persona y las reuniones de los líderes mundiales. Sus planes son totales. Cada aspecto de la vida humana es analizado. Cada parte de su plan encaja. Así es el reino del Infierno, acerca del cual el hombre conoce tan poco y está totalmente indefenso.

¿He expresado Mi caso? ¿Ven ahora cuán importante es el Fuego en Mi Corazón Inmaculado? ¿No Me quieren como su compañera de viaje? ¿No es imprudente que la Iglesia Me haya marginado? Yo he transmitido Mi propósito y he revelado los secretos del Infierno. Que estas letras salgan a la luz. Ahora voy a revelar los secretos del Cielo y las etapas que el Padre quiere que ocurran.

Comentario: La comprensión de los poderes y del alcance de la influencia del Infierno nos deberían llevar a buscar la ayuda del Cielo.
Nota: En la pestaña superior 'Mensajes actuales' puede descargar los Mensajes en PDF.

“Me habla el Padre Eterno. Hoy cumpliré lo que tengo prometido; te cambiaré el corazón…”

HERMANO ESTANISLAO JOSÉ (1903-1927)
Hno. Estalislao José
Tomado del Libro:

UN JOVEN HEROICO DESCONOCIDO
Escrito por el Hno. Ginés de María Rodríguez, f.s.c.
CAPÍTULO IX
Filas de almas eucarísticas.- Le ataca Lucifer. Promesa y cambio de corazón.- Primeros votos canónicos.- Pasa al Escolasticado.
En los primeros días del año 1922, ya al fin de su noviciado, le mostraron los Corazones Eucarísticos tres filas muy largas de personas que conservaban en su pecho la sagrada Eucaristía de una a otra comunión, o se estaban preparando a este soberano favor. La primera fila la formaban almas que se preparaban para ello, la mayoría de ellas sin saberlo, todas muy bien dispuestas, fervorosas y con virtudes sólidas.
“La segunda fila eran almas que ya conservaban la sagrada Hostia en su pecho, y las veía el Hermano cómo algunas se adelantaban de puesto y otras retrocedían y hasta le perdían por entibiarse en el servicio de Dios.” “En esta fila estaba mi alma, dice él, en el 5º puesto y me ha prometido el Señor que me pondrá el 1º, si soy fiel a la gracia durante estos días que me quedan de noviciado.”
Dejemos que cuente él mismo lo que le pasó por estos días: “El demonio, envidioso y lleno de ira por las almas que le arrebataba, quiso matarle. Estando en la meditación se me apareció de una manera que daba miedo verle. Yo llamé a mi poderoso amigo San Miguel y le pedí que matara al enemigo que venía a devorarme. San Miguel enseguida le metió como un puñal en la garganta y le dejó rendido, echándole al profundo del infierno.
Al poco rato se presenta Luzbel con multitud de demonios y me dice mi Hermanito: “Cuidad que viene Luzbel con mucha tropa, pon en guardia toda tu compañía.” Yo puse a mi Hermanito delante con mi purísima Madre, y a los ángeles que me acompañan alrededor mío y poniéndose enfrente debatieron a Luzbel y a todos sus secuaces impidiendo que me hicieran mal. Luego al mando de San Miguel y junto con la maldición de la Madre y de mi Hermanito, se echan los ángeles sobre ellos y los precipitaron en el fondo del abismo.
Terminada esta batalla me dice San Miguel: “Adora al Rey inmortal de los siglos, humíllate delante de Él y dale gracias por la multitud de favores que se ha dignado concederte.”
“Después me llevaron a la presencia del Padre Eterno, y Éste, a los ruegos de mi Purísima Madre, me dio la bendición y me prometió oiría siempre mis súplicas y para que siempre le agrade me cambiaría mi corazón traidor, inclinado al mal, y que en su lugar pondrá el de su Santísimo Hijo Jesús con estas palabras: “Víctima de Jesús Rey Inmortal”
***
Llegó el día 2 de febrero de 1922 de imborrables recuerdos para los 26 novicios que terminábamos nuestra primera formación y teníamos que emitir nuestros primeros votos canónicos, pues votos privados los teníamos casi todos, según se apreciaba en las reuniones que a veces celebrábamos. Realmente era un grupo de jóvenes selectos, distinguido de entre todos los grupos que habían pasado durante el tiempo que fue Maestro el Santo. Hno. Leobán Julián, como le oí yo varias veces, igual que a su ayudante Hno. Justino, asegurando ambos que nunca habían tenido un conjunto semejante en los 14 años que llevaban al frente del Noviciado en Bujedo.
No cabe duda que tenía un germen, una causalidad extraordinaria, de tipo sobrenatural muy elevado: había en el seno de la “Tanda” un alma escogida para muy providencial destino, teníamos un santo de primera magnitud, con dones insólitos nunca oídos.
No creo exagerar lo más mínimo, ¡y si no, el tiempo y la eternidad hablarán!!
Sí, aquella fecha fue un día grande para el grupo, lo fue de un modo especialísimo para el Hno. Estanislao José. Consideremos lo que escribió en este día de la Purificación: “Me habla el Padre Eterno. Hoy cumpliré lo que tengo prometido; te cambiaré el corazón quitándote ese tuyo y en su lugar pondré el de mi Hijo, tu HERMANITO. Esto lo haremos cuando estés dormido. San Diógenes se pondrá a tu lado y tomará la custodia con el Sacramento y YO te abriré el pecho y tu Hermanito y tu Hermanito te pondrá su CORAZÓN y quitará el tuyo.”
“Esto se verificó el día de la Purificación de mi Madre: “Ahora ya todo en ti me agrada; tengo otro hijo en la tierra, como cuando tu Hermanito vivía.”
En la sagrada Comunión, antes de ir a comulgar, mi Madre me adornó muy bien, me dio su manto y me puso la corona que me tiene preparada y me puso el primero de la fila, etc. También al emitir los votos me vistió su manto real, me puso corona, y Ella y los 9 ángeles me acompañaron.”
El Hno. Estanislao me dijo, y pude comprobarlo, que al cambiarle el corazón le quedó un hueco en el costado izquierdo en el que cabía la parte convexa de los cuatro dedos de la mano.
***
Habíamos terminado nuestro noviciado, y aunque con mucha pena, había que abandonar aquel remanso de paz, de oración y de felicidad… Teníamos los votos canónicos, éramos ya verdaderos religiosos, hombres nuevos: En ese año y medio, habíamos cambiado de nombre, pero también de mentalidad, de convicciones, de costumbres… Y Olimpio hasta de corazón. ¡Misterio asombroso! ¡Su corazón era el Corazón de Jesús! Todos éramos santos, pero Olimpio era más, era un serafín de amor, era otro Hijo de la Virgen. ¡Que luces tenía para hablar de las cosas del alma y qué energías en su voluntad parea practicar el bien!
El día 31 de enero por la tarde, tuvimos un recreo por la huerta del convento y comentábamos los Ejercicios que acabábamos de terminar, y el Hno. Estanislao me dijo que había pensado obligarse con el voto de hacer lo más perfecto, y me preguntó: ¿qué le parece?. Yo, pobrecillo miserable, le dije que me parecía estupendamente bien, pero ya sabe lo que a veces hemos hablado que, graves cadenas son prometer algo a Dios y no cumplirlo… Pero el tenía una convicción profunda de que podía cumplirlo con la gracia de Dios, que nunca nos falta si somos fieles.
El voto de regularidad que ya tenía y que lo vivía con toda perfección, se puede decir que era equivalente a como si tuviese el de hacer siempre lo más perfecto, pero él tenía un concepto más elevado de este nuevo voto y empezó a vivir como si lo tuviese, aunque no lo hizo hasta el año siguiente, como veremos después.
El día que nos despedimos de los novicios para pasar al Escolasticado, al pedirles perdón de las faltas y malos ejemplos que hubiéramos podido darles, él añadió a la fórmula ordinaria estas palabras: “Les ruego encarecidamente que pidan a la Santísima Virgen, que me quite la vida ahora mismo aquí, si he de ser infiel a una sola gracia.”
***
Pasamos al Escolasticado. Empezábamos una vida nueva, vida de estudio y de vencimiento, vida de trabajo y de esfuerzos, sobre todo para el Hno. Estanislao que no había hecho estudios de ninguna especie, pues el poco tiempo que había tenido de escuela en su pueblo, había sido esporádico y sin un plan serio de continuidad que le hubiera hecho adelantar, pues tenía capacidad muy notable para los estudios, no digo primarios, sino bachilleres y hasta universitarios, como lo demostró más adelante.
Al principio tuvo que hacer esfuerzos titánicos para seguir en la 3ª división, que era la más retrasada, y a pesar de su ánimo excelente y del empuje que ponía, en los dos primeros exámenes que hizo salió suspenso con el mismo puesto. En esta clase celebraban exámenes cada seis semanas, en cuyo tiempo tenían que desarrollar las materias señaladas y saberlas suficientemente. En el tercer examen ya obtuvo notable y en los sucesivos triunfó con el sobresaliente bien merecido, llegando a la división de honor.
Cuando salió el último de todos yo quería animarle, pero la verdad, no necesitaba ánimos porque siempre estaba animado. Alegre y satisfecho me decía: “Yo trabajo todo lo que puedo, estoy atento en las explicaciones, estudio todo el tiempo señalado y hasta los tiempos libres… pues quedo contento aunque salga el último. Dios ve mis esfuerzos y que lo hago sólo por su amor.”
Así fue, Dios recompensó sus esfuerzos, llegando, no sólo a ser el primero de su clase, sino a poseer gran cultura y una facilidad extraordinaria para hablar y escribir correctamente, no sólo el castellano sino el francés, como se puede ver todavía en las cartas y cuadernos que se conservan. Tenía una lucidez en su intelecto y una posesión y dominio de sus estudios que era muy apreciado por todos, tanto por los compañeros como por los profesores.

“¡Oh, María, ayúdame con mis ocho huérfanos!”

CONCEPCIÓN (CONCHITA) CABRERA DE ARMIDA (1862-1937)

concepcion_cabrera
Tomado del Libro:

"CONCHITA, Diario Espiritual de una Madre de Familia"
Escrito por: Fr. Marie-Michel Philipon, O.P.

Capítulo III
Viuda
"¡Oh, noche de soledad, de dolor, de sufrimiento...!"

4. Sola, con mis ocho hijos huérfanos
Los primeros días de su viudez fueron terribles para Conchita. Los médicos creyeron que iba a morir. El pensamiento de su marido la seguía a todas partes. "Lo que más me consuela en el recuerdo del drama pasado, aparte de haber sido la voluntad de Dios, es la conformidad tan grande con que aceptó él la voluntad divina, por más que miraba y humanamente hablando no concluida su misión al dejar tan pequeños a sus hijos. "Estoy indiferente a vivir o a morir, me decía, Dios sabe lo que hace". Y cuando yo le decía que tenía mi corazón atravesado de dolor me contestaba: "Que no piensas en la voluntad de Dios?" (Diario T. 17 p. 223, 27 septiembre 1901).
Otra versión más detallada nos ha conservado el recuerdo conmovedor de las últimas conversaciones íntimas con su marido: "¡Concha! Me decía - ¡me muero!... - "Vas a ver a Dios" (Aut. T. 4, p. 66). Después de haber recibido el viático les dio la bendición a todos sus hijos. "A Pedrito, el más pequeño, mucho me lo encargó; después yo se la pedí rogándole que me perdonara en lo que lo hubiera ofendido; él hizo lo mismo y me la dio. Le dije también: "Yo siempre he procurado darte gusto y si Dios te lleva quiero seguir tu voluntad: ¿qué quieres de mí?" - "Que seas toda para Dios y toda para tus hijos'. (Aut. T. 4, p. 60-66).
La muerte de su marido cambió bruscamente su vida dejándola desamparada pero valiente: "Hoy cumple mi hijo mayor dieciséis años. Aún cuando me sobrepongo, tengo ratos muy pesados y mis lágrimas corren muy a menudo sin poder detenerlas. Mi corazón de carne tiene mil tristes recuerdos y sufre y se bebe el dolor a grandes tragos. ¡Bendito por todo sea el Señor!
"El llanto de mis hijos que derraman por su padre me traspasa el alma... Mal del cuerpo y ahora estoy resistiendo la fatiga, pues ni de día ni de noche me aparté de mi enfermo, asistiéndolo en todo personalmente hasta su muerte. Tengo enfermo a mis hijos, sobre todo el más pequeño. ¡El Señor me ayude con la Cruz!" (Diario T. 17, pp. 231-232, 28 septiembre 1901).
El 30 de septiembre añade dolorosamente: "Hoy concluye el mes en el cual más he sufrido en mi vida" (Diario T. 17, p. 232).
En su extrema aflicción se vuelve a María: "Acuérdate, Madre, que no se ha oído decir hasta ahora que alguno que recurriese a tu patrocinio haya sido desamparado... En ti espero, en ti confío, a tu protección me acojo. ¡Oh, María, ayúdame con mis ocho huérfanos!" (Diario T. 17, p. 240, 2 octubre 1901).

5. Encuentro Providencial con el
Padre Félix Rougier
En el momento en que Conchita tenía necesidad de un nuevo apoyo espiritual conoció al Padre Félix Rougier. Ambos refieren en su Diario espiritual este encuentro providencial del cual había de nacer la fundación de los "Misioneros del Espíritu Santo", llamados por Dios para ser en la época actual los apóstoles de una renovación del mundo por la Cruz, bajo el impulso del Espíritu Santo.
En México los Misioneros del Espíritu Santo conservan como preciosa reliquia el confesionario en el que tuvo lugar dicho encuentro.
"El día tres (de febrero de 1903) supe que existía en el Colegio de Niñas (nombre que se daba al templo de la Parroquia Francesa), un sacerdote, superior de los Padres Maristas, de muy buen espíritu. Esto lo supe a las cuatro de la tarde y no sé qué ansia me entró de hablarle de la Cruz...
Al día siguiente, cuatro, una fuerza interior me impulsaba a esa iglesia; fui y llamé con botón eléctrico y al bajar un sacerdote desconocido que apenas vi, me acerqué al confesionario y me confesé. Sentí un impulso extraordinario para abrirle mi alma, para hablarle de la Cruz, de los encantos del padecer, de los primores del dolor. Yo veía, yo sentía el repercutir de mis sentimientos en su alma, veía cómo penetraban hasta el fondo mis palabras, que creo que entonces no eran mías, porque yo me oía hablar con un fuego, con una facilidad, con algo muy grande que no era mío, era de la Palomita divina.
"Le hablé de las Obras de la Cruz y lo sentí enamorarse de ellas. Yo vi el fondo de su alma y sus actuales impresiones; desde luego sentí que aquella alma daría mucha gloria a Dios en sus Obras, lo sentí, en fin, herido por la Cruz, herido en lo más hondo de su alma. Lo sentía yo impresionadísimo, santamente tocado en lo más vivo del corazón. Le hablé del Oasis y me preguntó luego si en México se encontraba y que si había para hombres. No hay para hombres, le contesté, pero lo habrá.
"Llegué a casa muy impresionada por aquel encuentro tan raro y que yo veía claro ser para la gloria de Dios; sin embargo, mucho le pedí al Señor que si no era su voluntad no me encontrara ni diera con la casa el Padre; pero preguntando y no sé cómo llegó y nos saludamos sin conocernos; pero en seguida nos pusimos a hablar de Dios y de las Obras. Seguí viendo las impresiones del Espíritu Santo en su alma y sus anhelos de perfección; le propuse que si quería hacer al Señor una entrega total y accediendo, ansioso de su perfección, quedé de escribírsela para el día siguiente. Lo invité a presentarlo en el Oasis al día siguiente a las diez de la mañana y así nos despedimos". (Diario T. 18, pp. 26-30, 4 febrero 1903).
El resultado de este encuentro con el Padre Félix fue que por señales manifiestas llegó a ser director espiritual de Conchita. Así entró en su vida para siempre. Desde luego fue consejero de las Religiosas de la Cruz en una hora difícil y delicada, en la que, a la mano de hierro de su primer director que no admitía ningún otro fuera de él, Dios sustituyó el apoyo de un hombre comprensivo y prudente que mucho le ayudó en su ascensión hacia Dios y en la orientación de las Religiosas de la Cruz. El Padre Félix, perfecto religioso de la Congregación de los Padres Maristas, con toda lealtad dio cuenta a sus superiores de este inesperado encuentro en el que creía descubrir un llamamiento particular de Dios para él. El Padre General de los Maristas juzgó de distinta manera y lo detuvo en Europa en donde el Padre Félix, con una obediencia heroica y una fe inquebrantable "como la de Abraham", esperó, en silencio, la hora de Dios.
Dios había colocado a un santo cerca de Conchita. Cuando el Padre Félix volvió a encontrarla después de diez años de ausencia, sus primeras palabras fueron sencillamente: "Soy el mismo para las Obras de la Cruz". En el momento en que regresó a México - desembarcaba en Veracruz el 14 de agosto de 1914 - encontró algunos obispos mexicanos desterrados de México por la persecución que iban a tomar el mismo vapor. Conocían al Padre y lo querían; no le ocultaron su sorpresa, pero el Padre les contestó con valor: "El Señor quiere que funde en la agonía de la Nación".
El Padre Félix no era un soñador sino un hombre equilibrado y realista, de sólido buen sentido, inquebrantable como la roca de las montañas de su Auvernia nativa. El alma de un santo. El Reverendísimo Padre Gillet, Maestro General de los dominicos, que había conocido en Paris, en Roma y durante sus viajes a través del mundo eminentes personalidades, atestiguaba en 1938: "De todos los hombres que he encontrado en mi vida nadie me ha producido una impresión tan grande de santidad".
Hasta el ocaso de su vida, el Padre Félix y Conchita trabajaron juntos en la fundación y desarrollo de las Obras de la Cruz, pidiéndose mutuamente consejo; los dos se visitaban para comunicarse sus proyectos y hablar largamente de Dios en una purísima y santa amistad, como la de san Francisco de Sales y Santa Juana Francisca de Chantal.

6. "Sentí en mi alma el Bisturí Divino"
A través de sufrimientos y alegrías cotidianas, sin llamar la atención en su vida de viuda, llena de sencillez, entregada totalmente a la educación de sus hijos, Dios perseguía en esta alma de elección su obra de purificación y de unión, y preparaba en ella un modelo para los hogares cristianos. La muerte de su marido la había destrozado: "He sentido el bisturí divino en mi alma cortando todo Io que la ataba a la tierra".
Inmediatamente comprendió que debía acercarse más a Dios. Ése es el verdadero sentido de la vida. "Me impulsa la gracia poderosamente a emprender en mi nuevo estado una nueva carrera de perfección, de sacrificios, de soledad, de vida oculta... Entiendo que el Señor quiere purificarme para hacerme más de Él" (Diario T. 17, p. 229, 27 septiembre 1901).
"En un abrir y cerrar de ojos ha cambiado la vida para mí, he volteado una hoja en el libro de mi existencia... Ahora palpo cuánto mi corazón estaba pegado a la tierra, cuánto amaba a mi marido, aunque con un amor verdaderamente puro y santo, mas no aquilataba, ni siquiera me imaginaba su intensidad, hasta que lo perdí... En mi vida de hija de familia encuentro muchos lunares, en mi vida de esposa mucho también de qué arrepentirme: no he sabido ser hija ni esposa; a ver si en mi nuevo estado me santifico. A ver si en la viudez sigo la perfección y me hago santa cumpliendo con los sagrados deberes de madre". (Diario T. 17, p. 247, 9 octubre 1901).
Su camino de perfección no es el de una religiosa, sino el de una madre, en todo el sentido de la palabra. Por ahí Dios la elevará rápidamente hasta las más altas cumbres de la santidad.

Semejanza con otras almas víctimas conocidas

Tomado del Libro: Conocí a Petrilla, un Alma víctima
Escrito por: andrésdeMaría
Petrilla del Orden
Conocí a Petrilla, un Alma víctima
5… Semejanza con otras almas víctimas conocidas
Recuerdo que cuando vi una fotografía de la famosa víctima del Señor, la francesa Marta Robín, sentada en su única estancia: “la cama”, me recordó enteramente a Petrilla.
Y cuando leí el resumen de la vida de otra víctima del Señor, Luisa Piccarreta, en el pequeño libro titulado “LAS HORAS DE LA PASIÓN, me pareció estar leyendo un resumen de la vida de Petrilla.
Luisa Piccarreta, se pasó 64 años “en la celda mas pequeña del mundo”: su cama, y confiesan que aunque humanamente es imposible, jamás se la vio ni una sola llaga motivada por su inmovilidad.
La persona que amortajó a Petrilla, misión que Petrilla la pidió en vida, a pregunta del P. Rey, nos contestó que la piel de su cuerpo estaba limpia y sin la menor señal de estar llagada. Petrilla llevaba casi 75 años en la cama.
San Aníbal Mª de Francia, confesor extraordinario de Luisa, decía que la ciencia del “Divino Querer” que el Señor le había mostrado a ella, era sublime y necesaria de dar a conocer al mundo.
Y digo esto, porque una de las frases que más nos emocionaba escuchar a Petrilla, era cuando nos decía, que nunca había negado nada al Señor. Que siempre había cumplido Su Voluntad. Nunca lo decía por iniciativa propia, sino cuando se veía obligada a contestar la pregunta ya preparada con sana intención, y que se la hacía un servidor. Petrilla perdóname, pero era tan sencilla y edificante tu respuesta, a la vez que expresada con tanta fuerza, que nos edificaba y nos llegaba al alma.
En las innumerables visitas que realicé a lo largo de 30 años, siempre la encontré sentada en el mismo lugar y en la misma posición. A todos nos causaba la misma impresión, la de un cuerpo muy menudo que parecía desaparecer al encuentro con las sábanas.
Siempre con una serena sonrisa y atenta, muy atenta a lo que le dijese “su prójimo”.
Prójimo que podía interrumpir en cualquier momento con su llamada de teléfono, que Petrilla cuando contestaba, lo hacía sin el más mínimo signo de contrariedad o prisa, aún cuando las circunstancias pudieran parecer requerirlo.
Recuerdo una tarde que estábamos como de costumbre alrededor de su cama rezando el rosario del cenáculo de los jueves, habíamos empezado tarde y el grupo de Valladolid teníamos el tiempo contado.
Suena el teléfono, y por lo que hablaba, me di cuenta de que se trataba de una persona que la hizo sufrir muchísimo con su comportamiento. Petrilla contestó, sufriendo seguro, pero con una atención y un respeto, que demostraba con el ejemplo que cumplía con perfección el perdón que prometía en cada Padrenuestro.
Y he dicho que sufriendo, porque aunque Nuestro Señor amaba a Juan y a Judas, al primero lo hacía con gozo, y al segundo con un gran sufrimiento.

6… Petrilla y Santa Teresa del Niño Jesús
En muchas ocasiones Petrilla recordaba con verdadera alegría a los fundadores del Carmelo Descalzo: Santa Teresa y San Juan de la Cruz, teniendo siempre a mano sus obras completas.
Pero a mi parecer, de quien tenía un cariño muy especial era de Santa Teresa del Niño Jesús. Muchas veces al recordarla, daba la impresión de sentirse espiritualmente muy hermanada con ella. Es como si se entendiesen perfectamente, aprovechando el “hilo inalámbrico” de la Comunión de los Santos.
Quiero destacar la “inocencia” que las dos mostraron a lo largo de su vida. En el caso de Santa Teresa del Niño Jesús, no hay mas que leer “Historia de un alma”, para comprender que el bautismo la volvió a introducir en el Paraíso, y que ya nunca se salió de él. Lo mismo se concluiría de Petrilla, y en especial, y ya lo he mencionado anteriormente, cuando se veía obligada a responder que nunca dejó de cumplir la Voluntad del Señor ni en la más mínima cosa.
Para enriquecimiento de lo que estoy manifestando, voy a transcribir dos bellísimos ejemplos: uno, el de la misma Teresita, y como broche de oro, el de La Única que nunca salió del Paraíso: Nuestra Madre la Santísima Virgen María.
En su obra referida y que tanto bien a hecho a tantas y tantas almas, Teresita nos describe de esta manera su fidelidad al Señor:
“ ¡Ah!, lo sé; Jesús me veía demasiado débil para exponerme a la tentación; tal vez me hubiera dejado quemar totalmente por esa engañosa luz si la hubiera visto brillar ante mis ojos… No fue así; no he encontrado más que amargura allí donde almas más fuertes encuentran alegría y se desligan de ella por fidelidad. No tengo, pues, ningún mérito por no haberme entregado al amor de las criaturas, ya que fue la misericordia de Dios la que me libró… Reconozco que sin su ayuda hubiera podido caer tan bajo como Santa Magdalena, y las palabras de Nuestro Señor a Simón resuenan con gran dulzura en mi alma… Yo sé que: “a quien menos se le perdona, ama menos”, pero sé también que Jesús me ha perdonado más que a Santa Magdalena, ya que me perdonó de antemano, librándome de caer.
¡Ah, cuánto me gustaría explicar lo que siento!... He aquí un ejemplo, que explica de algún modo mi pensamiento. Supongamos al hijo de un sabio doctor, y que tropieza en el camino con una piedra, cae y se rompe un miembro; acude inmediatamente su padre, le levanta con amor, cura sus heridas, empleando en ello todos los recursos de su ciencia y, luego, completamente curado, el hijo le demuestra su reconocimiento. Sin duda, este hijo tiene razón en querer a padre tan bueno. Pero, he aquí otra suposición. Habiéndose enterado el padre de que en el camino de su hijo hay una piedra, se apresura para ir delante y la retira (sin ser visto por nadie). Ciertamente este hijo, objeto de ternura tan previsora, si desconoce el daño que su padre le ha evitado no le demostrará su reconocimiento y le amará menos que si hubiera sido curado por él… pero si llega a conocer el peligro de que se ha librado, ¿no le amará aún más? Pues bien, yo soy ese hijo, objeto de amor previsor de un Padre que no ha enviado a su Verbo para rescatar a los justos, sino a los pecadores. Él quiere que yo le ame, no porque me ha perdonado mucho, sino TODO. Él no ha esperado que yo le amase mucho como Santa Magdalena; ha querido que SUPIERA cómo me había amado Él, con un amor inefablemente previsor, para que yo le ame ahora hasta la locura…
He oído decir que no se había encontrado un alma pura que ame más que un alma penitente. ¡Ah, como me gustaría desmentir esa afirmación!...
Y ahora veamos lo que dice esa hermosísima niña llamada María y tesoro de la humanidad, a través de los escritos de M. Valtorta:
“De la pérgola umbrosa sale caminando una María pequeñita,… con sus ojos de cielo y su dulce carita tenuemente sonrosada y sonriente. Parece un pequeño ángel. …Lleva en sus manitas amapolas y lirios y otras florecillas que crecen entre los trigos. Se dirige hacia su madre. Cuando está ya cerca, inicia una breve carrera, emitiendo una vocecita festiva, y va, como una tortolita, a detener su vuelo contra las rodillas maternas, abiertas un poco para recibirla. Ana ha depositado al lado el trabajo que estaba haciendo para que Ella no se pinche, y ha extendido los brazos para ceñirla.
…-¡Mamá! ¡Mamá!. La tortolita blanca está toda en el nido de las rodillas maternas, apoyando sus piececitos sobre la hierba corta, y la carita en el regazo materno. Sólo se ve el oro pálido de su pelito sobre la sutil nuca que Ana se inclina a besar con amor.
Luego la tortolita levanta su pequeña cabeza y entrega sus florecillas: todas para su mamá. Y de cada flor cuenta una historia creada por Ella.
Ésta, tan azul y tan grande, es una estrella que ha caído del cielo para traerle a su mamá el beso del Señor... ¡Que bese en el corazón, en el corazón, a esta florecilla celeste, y percibirá que tiene sabor a Dios!...
Y esta otra, de color azul más pálido, como los ojos de su papá, lleva escrito en las hojas que el Señor quiere mucho a su papá porque es bueno.
Y esta tan pequeñita, la única encontrada de ese tipo (una miosota), es la que el Señor ha hecho para decirle a María que la quiere.
Y estas rojas, ¿sabe su mamá qué son? Son trozos de la vestidura del rey David, empapados de sangre de los enemigos de Israel, y esparcidos por los campos de batalla y de victoria. Proceden de esos limbos de regia vestidura hecha jirones en la lucha por el Señor.
En cambio ésta, blanca y delicada, que parece hecha con siete copas de seda que miran al cielo, llenas de perfumes, y que ha nacido allí, junto al fontanar, (se la ha cogido su papá de entre las espinas) está hecha con la vestidura que llevaba el rey Salomón cuando, el mismo mes en que nació esta Niña descendiente suya, muchos años, ¡oh, cuántos, cuántos antes; muchos años antes, él, con la pompa cándida de sus vestiduras, caminó entre la multitud de Israel ante el Arca y ante el Tabernáculo, y se regocijó por la nube que volvía a circundar su gloria, y cantó el cántico y la oración de su gozo.
- Yo quiero ser siempre como esta flor, y, como el rey sabio, quiero cantar toda la vida cánticos y oraciones ante el Tabernáculo».
…Ana asombrada, la pregunta:
-¡Tesoro mío! ¿Cómo sabes estas cosas santas? ¿Quién te las dice? ¿Tu padre?
- No. No sé quién es. Es como si las hubiera sabido siempre. Pero quizás me las dice alguien, alguien a quien no veo. Quizás uno de los ángeles que Dios envía a hablarles a los hombres buenos. Mamá, ¿me sigues contando alguna otra historia?....
-¡Oh, hija mía! ¿Cuál quieres saber?
... Dime, mamá, ¿puede una ser pecadora por amor a Dios?
- Pero, ¿qué dices, tesoro? No entiendo.
- Quiero decir: pecar para poder ser amada por Dios hecho Salvador. Se salva a quien está perdido, ¿no es verdad? Yo querría ser salvada por el Salvador para recibir su mirada de amor. Para esto querría pecar, pero no cometer un pecado que le disgustase. ¿Cómo puede salvarme si no me pierdo?
Ana ahora atónita, no sabe ya qué decir. Viene en su ayuda Joaquín, el cual, caminando sobre la hierba, se ha ido acercando, sin hacer ruido, por detrás del seto de sarmientos bajos.
- Te ha salvado antes porque sabe que le amas y quieres amarle sólo a Él. Por ello tú ya estás redimida y puedes ser virgen como quieres - dice Joaquín.
-¿Sí, padre mío?- María se abraza a sus rodillas y le mira con las claras estrellas de sus ojos, muy semejantes a los paternos, y muy dichosos por esta esperanza que su padre le da.
- Verdaderamente, pequeño amor. Mira, yo te traía este pequeño gorrión que en su primer vuelo había ido a posarse junto a la fuente. Habría podido dejarlo, pero sus débiles alas no tenían fuerza para elevarlo en nuevo vuelo, ni sus patitas de seda para fijarlo a las musgosas piedras, que resbalaban. Se habría caído en la fuente. No he esperado a que esto sucediera. Lo he cogido y ahora te lo regalo. Haz lo que quieras con él. El hecho es que ha sido salvado antes de caer en el peligro. Lo mismo ha hecho Dios contigo. Ahora, dime, María: ¿he amado más al gorrión salvándolo antes, o lo habría amado más salvándolo después?
- Ahora lo has amado, porque no has permitido que se hiciera daño con el agua helada.
- Y Dios te ha amado más, porque te ha salvado antes de que tú pecaras.
-Pues entonces yo le amaré completamente, completamente. Gorrioncito bonito, yo soy como tú. El Señor nos ha amado de la misma manera, salvándonos... Ahora voy a criarte y luego te dejaré suelto. Tú cantarás en el bosque y yo en el Templo las alabanzas del Señor, y diremos: "Envía a tu Prometido, envíaselo a quien espera". ¡Oh, papá mío! ¿Cuándo me vas a llevar al Templo?
- Pronto, perla mía. Pero, ¿no te duele dejar a tu padre?
-¡Mucho! Pero tú vendrás... y, además, si no doliese, ¿qué sacrificio sería?
-¿Y te vas a acordar de nosotros?
Siempre. Después de la oración por el Emmanuel rezaré por vosotros. Para que Dios os haga dichosos y os dé una larga vida... hasta el día en que Él sea Salvador. Luego diré que os tome para llevaros a la Jerusalén del Cielo.

7… El P. Próspero
Todos los años por Semana Santa, el párroco de Pampliega invitaba a un sacerdote para que diera unas “misiones” a los fieles del pueblo.
A Petrilla le habían mostrado del cielo, y en su interior, la imagen de un sacerdote, con la noticia de que llegado el momento, el joven y desconocido presbítero, sería su director espiritual. ¡Qué noche del espíritu estaría atravesando, para necesitar de tal promesa!
Como Petrilla estaba siempre en la cama, era costumbre que fuera a visitarla el sacerdote encargado de las “misiones”, ya que el párroco les animaba a que la conociesen, tanto para provecho de ellos mismos, como para atender a Petrilla, si requería sus servicios.
No me acuerdo bien de los detalles que me contó de la primera entrevista. Lo que sé, es que Petrilla al verle por primera vez, supo inmediatamente que era el sacerdote que había visto en su interior. Y de que, aunque en aquella ocasión no le dijo nada, fue inmenso su consuelo al comprobar que el P. Próspero le dio a conocer con asombrosa profundidad, el estado de su alma.
El P. Próspero era muy joven, hermano de otro sacerdote, también Claretiano, y que se ordenaron sacerdotes el mismo día. Hace unos años, por orden de Petrilla, me puse en contacto con este último, para recabar algunos datos por haber fallecido el P. Próspero sin conocimiento de Petrilla.
Y es que habiendo mantenido una copiosísima correspondencia el P. Próspero con Petrilla, al secularizarse, fue abandonando la dirección espiritual de esta alma víctima, hasta llegar a su total abandono.
El sufrimiento que supuso para Petrilla esta ruptura, sólo un alma tan necesitada de ser dirigida en la santa obediencia, puede llegar a entenderlo.
¡Cuántas veces se acordaba Petrilla de aquellos primeros años!, y ya no encontró quien pudiera sustituirle. Ella me decía que ahora era el Espíritu Santo quien se había encargado de dirigirla. Dirección que ha muchos años la llevaba en una tremenda noche del espíritu.
Lo de la noche ella misma me lo dijo, por haberla yo iniciado el tema. Me decía que se había levantado un muro que llegaba hasta el cielo. Este punto lo trataré con más detalle posteriormente.
El caso es, que comenzada la década de los 90, estando yo con Petrilla y al sacar una vez más la conversación del P. Próspero, decidimos llamarle por teléfono para felicitarle las Navidades, con la principal finalidad de iniciar nuevamente las relaciones. Nos costó dar con él, fui yo a petición de Petrilla el primero en saludarle: Lo hice como mejor pude, ya que se mostró muy distante en el trato. Le pasé el teléfono a Petrilla. Me entristecí de las respuestas que ésta le daba, pues confirmaban inequívocamente que no le agradaba la llamada.
Con mucha caridad Petrilla se despidió recordándole que le tenía siempre muy presente en sus oraciones.
Al cabo de unos años me dirigí sin previo aviso, a un pueblo de Madrid donde el P. Próspero residía para atender las necesidades espirituales de una residencia de ancianos. Con el fin de ser lo más prudente en mi presentación, me pareció aconsejable saludar al párroco del citado pueblo. La impresión que me dio no pudo ser más descorazonadora: Me dijo que el P. Próspero no tenía relación con la gente, vivía aislado. El caso es que aquel día no pude localizarle.
Al poco tiempo volví para probar si tenía más suerte. Llegué hasta el pequeño jardín de una casa unifamiliar y allí me recibió una señorita. Con rostro serio, me comunicó que hacía unas semanas el P. Próspero había fallecido de un infarto y, que su tía estaba medio paralítica dentro de la casa. Me pareció que los tres vivían aislados, en un círculo cerrado; que algo se había desajustado en el camino de un sacerdote que en su día impresionó de tal manera a Petrilla. Y me dije, sin querer entender ni entrar en el asunto, que muy bien Dios pudo disponer las grandes cruces de ambos, la del P. Próspero y la de Petrilla, con caminos que les ayudarían a subir a lo alto del Monte: a Petrilla, por la enorme espina que clavó en su corazón al verse de él tan abandonada, y quizás al sacerdote, consintiendo enfermedades en su mente.
Posteriormente volví acompañado de un sacerdote amigo y de mi esposa, para pedir a la citada señorita que nos hiciera un favor, ya que alegraría y de qué manera, el corazón de Petrilla. Nos cerró todas las puertas, dejando muy claro, que a ella también le gustaría que nosotros viésemos las cosas a la inversa, es decir, que le diésemos a ella los escritos que el P. Próspero le había dirigido a Petrilla. Creo que no hacen falta más comentarios. Así terminó la cosa.

Rosario de las Lagrimas de la Sma. Virgen de Fatima

LAS 5 PIEDRAS DE MEDGUJORGE (1º Piedra)

ORACIÓN DE CONVERSIÓN

PROMESAS DEL ROSARIO DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TESTIMONIO DEL INFIERNO - JOVEN COREANA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Click en la Imagen para descargar la consagración

PASOS PARA UNA BUENA CONFESIÓN:

Yo me confieso , ¿ Y tú?

Yo me confieso , ¿ Y tú?
Para recibir la Sagrada Eucaristía hacen falta tres condiciones: 1) estar en gracia de Dios; 2) saber a quién se va a recibir, acercándose a comulgar con devoción; 3) y guardar una hora de ayuno antes de comulgar.

ESTE TESTIMONIO QUIERE SALVAR TU ALMA

Confesarse:

Decía el Santo Cura de Ars:

Hay quien esconde pecados mortales por diez, veinte, treinta años. “Siempre están atormentados; siempre está presente su pecado en su mente; siempre tienen el pensamiento de decirlo, y nunca lo hacen… ¡es un infierno!

Cuando hacéis una buena confesión, habéis encadenado al demonio. Los pecados que escondemos reaparecerán todos. Para esconderlos bien, hay que confesarlos bien”. Y añadía: “Hay que dedicar más tiempo a pedir la contrición que a examinar los pecados”.

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)
Click en la Imagen para descargar

EL GRAN AVISO (Click en la imagen para descargar)

También te pueden interesar: