Rosario de las Lagrimas de la Sma. Virgen de Fatima

lunes, 13 de octubre de 2014

“Me habla el Padre Eterno. Hoy cumpliré lo que tengo prometido; te cambiaré el corazón…”

HERMANO ESTANISLAO JOSÉ (1903-1927)
Hno. Estalislao José
Tomado del Libro:

UN JOVEN HEROICO DESCONOCIDO
Escrito por el Hno. Ginés de María Rodríguez, f.s.c.
CAPÍTULO IX
Filas de almas eucarísticas.- Le ataca Lucifer. Promesa y cambio de corazón.- Primeros votos canónicos.- Pasa al Escolasticado.
En los primeros días del año 1922, ya al fin de su noviciado, le mostraron los Corazones Eucarísticos tres filas muy largas de personas que conservaban en su pecho la sagrada Eucaristía de una a otra comunión, o se estaban preparando a este soberano favor. La primera fila la formaban almas que se preparaban para ello, la mayoría de ellas sin saberlo, todas muy bien dispuestas, fervorosas y con virtudes sólidas.
“La segunda fila eran almas que ya conservaban la sagrada Hostia en su pecho, y las veía el Hermano cómo algunas se adelantaban de puesto y otras retrocedían y hasta le perdían por entibiarse en el servicio de Dios.” “En esta fila estaba mi alma, dice él, en el 5º puesto y me ha prometido el Señor que me pondrá el 1º, si soy fiel a la gracia durante estos días que me quedan de noviciado.”
Dejemos que cuente él mismo lo que le pasó por estos días: “El demonio, envidioso y lleno de ira por las almas que le arrebataba, quiso matarle. Estando en la meditación se me apareció de una manera que daba miedo verle. Yo llamé a mi poderoso amigo San Miguel y le pedí que matara al enemigo que venía a devorarme. San Miguel enseguida le metió como un puñal en la garganta y le dejó rendido, echándole al profundo del infierno.
Al poco rato se presenta Luzbel con multitud de demonios y me dice mi Hermanito: “Cuidad que viene Luzbel con mucha tropa, pon en guardia toda tu compañía.” Yo puse a mi Hermanito delante con mi purísima Madre, y a los ángeles que me acompañan alrededor mío y poniéndose enfrente debatieron a Luzbel y a todos sus secuaces impidiendo que me hicieran mal. Luego al mando de San Miguel y junto con la maldición de la Madre y de mi Hermanito, se echan los ángeles sobre ellos y los precipitaron en el fondo del abismo.
Terminada esta batalla me dice San Miguel: “Adora al Rey inmortal de los siglos, humíllate delante de Él y dale gracias por la multitud de favores que se ha dignado concederte.”
“Después me llevaron a la presencia del Padre Eterno, y Éste, a los ruegos de mi Purísima Madre, me dio la bendición y me prometió oiría siempre mis súplicas y para que siempre le agrade me cambiaría mi corazón traidor, inclinado al mal, y que en su lugar pondrá el de su Santísimo Hijo Jesús con estas palabras: “Víctima de Jesús Rey Inmortal”
***
Llegó el día 2 de febrero de 1922 de imborrables recuerdos para los 26 novicios que terminábamos nuestra primera formación y teníamos que emitir nuestros primeros votos canónicos, pues votos privados los teníamos casi todos, según se apreciaba en las reuniones que a veces celebrábamos. Realmente era un grupo de jóvenes selectos, distinguido de entre todos los grupos que habían pasado durante el tiempo que fue Maestro el Santo. Hno. Leobán Julián, como le oí yo varias veces, igual que a su ayudante Hno. Justino, asegurando ambos que nunca habían tenido un conjunto semejante en los 14 años que llevaban al frente del Noviciado en Bujedo.
No cabe duda que tenía un germen, una causalidad extraordinaria, de tipo sobrenatural muy elevado: había en el seno de la “Tanda” un alma escogida para muy providencial destino, teníamos un santo de primera magnitud, con dones insólitos nunca oídos.
No creo exagerar lo más mínimo, ¡y si no, el tiempo y la eternidad hablarán!!
Sí, aquella fecha fue un día grande para el grupo, lo fue de un modo especialísimo para el Hno. Estanislao José. Consideremos lo que escribió en este día de la Purificación: “Me habla el Padre Eterno. Hoy cumpliré lo que tengo prometido; te cambiaré el corazón quitándote ese tuyo y en su lugar pondré el de mi Hijo, tu HERMANITO. Esto lo haremos cuando estés dormido. San Diógenes se pondrá a tu lado y tomará la custodia con el Sacramento y YO te abriré el pecho y tu Hermanito y tu Hermanito te pondrá su CORAZÓN y quitará el tuyo.”
“Esto se verificó el día de la Purificación de mi Madre: “Ahora ya todo en ti me agrada; tengo otro hijo en la tierra, como cuando tu Hermanito vivía.”
En la sagrada Comunión, antes de ir a comulgar, mi Madre me adornó muy bien, me dio su manto y me puso la corona que me tiene preparada y me puso el primero de la fila, etc. También al emitir los votos me vistió su manto real, me puso corona, y Ella y los 9 ángeles me acompañaron.”
El Hno. Estanislao me dijo, y pude comprobarlo, que al cambiarle el corazón le quedó un hueco en el costado izquierdo en el que cabía la parte convexa de los cuatro dedos de la mano.
***
Habíamos terminado nuestro noviciado, y aunque con mucha pena, había que abandonar aquel remanso de paz, de oración y de felicidad… Teníamos los votos canónicos, éramos ya verdaderos religiosos, hombres nuevos: En ese año y medio, habíamos cambiado de nombre, pero también de mentalidad, de convicciones, de costumbres… Y Olimpio hasta de corazón. ¡Misterio asombroso! ¡Su corazón era el Corazón de Jesús! Todos éramos santos, pero Olimpio era más, era un serafín de amor, era otro Hijo de la Virgen. ¡Que luces tenía para hablar de las cosas del alma y qué energías en su voluntad parea practicar el bien!
El día 31 de enero por la tarde, tuvimos un recreo por la huerta del convento y comentábamos los Ejercicios que acabábamos de terminar, y el Hno. Estanislao me dijo que había pensado obligarse con el voto de hacer lo más perfecto, y me preguntó: ¿qué le parece?. Yo, pobrecillo miserable, le dije que me parecía estupendamente bien, pero ya sabe lo que a veces hemos hablado que, graves cadenas son prometer algo a Dios y no cumplirlo… Pero el tenía una convicción profunda de que podía cumplirlo con la gracia de Dios, que nunca nos falta si somos fieles.
El voto de regularidad que ya tenía y que lo vivía con toda perfección, se puede decir que era equivalente a como si tuviese el de hacer siempre lo más perfecto, pero él tenía un concepto más elevado de este nuevo voto y empezó a vivir como si lo tuviese, aunque no lo hizo hasta el año siguiente, como veremos después.
El día que nos despedimos de los novicios para pasar al Escolasticado, al pedirles perdón de las faltas y malos ejemplos que hubiéramos podido darles, él añadió a la fórmula ordinaria estas palabras: “Les ruego encarecidamente que pidan a la Santísima Virgen, que me quite la vida ahora mismo aquí, si he de ser infiel a una sola gracia.”
***
Pasamos al Escolasticado. Empezábamos una vida nueva, vida de estudio y de vencimiento, vida de trabajo y de esfuerzos, sobre todo para el Hno. Estanislao que no había hecho estudios de ninguna especie, pues el poco tiempo que había tenido de escuela en su pueblo, había sido esporádico y sin un plan serio de continuidad que le hubiera hecho adelantar, pues tenía capacidad muy notable para los estudios, no digo primarios, sino bachilleres y hasta universitarios, como lo demostró más adelante.
Al principio tuvo que hacer esfuerzos titánicos para seguir en la 3ª división, que era la más retrasada, y a pesar de su ánimo excelente y del empuje que ponía, en los dos primeros exámenes que hizo salió suspenso con el mismo puesto. En esta clase celebraban exámenes cada seis semanas, en cuyo tiempo tenían que desarrollar las materias señaladas y saberlas suficientemente. En el tercer examen ya obtuvo notable y en los sucesivos triunfó con el sobresaliente bien merecido, llegando a la división de honor.
Cuando salió el último de todos yo quería animarle, pero la verdad, no necesitaba ánimos porque siempre estaba animado. Alegre y satisfecho me decía: “Yo trabajo todo lo que puedo, estoy atento en las explicaciones, estudio todo el tiempo señalado y hasta los tiempos libres… pues quedo contento aunque salga el último. Dios ve mis esfuerzos y que lo hago sólo por su amor.”
Así fue, Dios recompensó sus esfuerzos, llegando, no sólo a ser el primero de su clase, sino a poseer gran cultura y una facilidad extraordinaria para hablar y escribir correctamente, no sólo el castellano sino el francés, como se puede ver todavía en las cartas y cuadernos que se conservan. Tenía una lucidez en su intelecto y una posesión y dominio de sus estudios que era muy apreciado por todos, tanto por los compañeros como por los profesores.

LAS 5 PIEDRAS DE MEDGUJORGE (1º Piedra)

ORACIÓN DE CONVERSIÓN

PROMESAS DEL ROSARIO DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TESTIMONIO DEL INFIERNO - JOVEN COREANA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Click en la Imagen para descargar la consagración

PASOS PARA UNA BUENA CONFESIÓN:

Yo me confieso , ¿ Y tú?

Yo me confieso , ¿ Y tú?
Para recibir la Sagrada Eucaristía hacen falta tres condiciones: 1) estar en gracia de Dios; 2) saber a quién se va a recibir, acercándose a comulgar con devoción; 3) y guardar una hora de ayuno antes de comulgar.

ESTE TESTIMONIO QUIERE SALVAR TU ALMA

Confesarse:

Decía el Santo Cura de Ars:

Hay quien esconde pecados mortales por diez, veinte, treinta años. “Siempre están atormentados; siempre está presente su pecado en su mente; siempre tienen el pensamiento de decirlo, y nunca lo hacen… ¡es un infierno!

Cuando hacéis una buena confesión, habéis encadenado al demonio. Los pecados que escondemos reaparecerán todos. Para esconderlos bien, hay que confesarlos bien”. Y añadía: “Hay que dedicar más tiempo a pedir la contrición que a examinar los pecados”.

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)
Click en la Imagen para descargar

EL GRAN AVISO (Click en la imagen para descargar)

También te pueden interesar: