Rosario de las Lagrimas de la Sma. Virgen de Fatima

CONFIDENCIA # 1 EMI

Sábado, 30 de Mayo de 1998 (12:00 horas) 


CONFIDENCIA # 1



Habla (A) (1):- Tengo ante mí una estampa de la Virgen de Fátima del Corazón Inmaculado de María.

La miro y la miro... y parece que me quiere decir algo con ansiedad... esa carita tan linda, tan pura, de niña y de Madre que suplica con dulzura... parece como si me quisiera decir algo... o nos quisiera decir a todos...

Habla la MADRE: ¡Hijitos míos! ¡Hijitos míos... volved al Camino de mi divino Hijo Jesús...! ¡Volved! ¡No pequéis más...! No os dejéis llevar por las cosas de este mundo que os apartan de la Verdad eterna de vuestra existencia...

Veo vuestra alma como la ve Dios, si está limpia o sucia por el pecado... veo espiritualmente todo lo que hay en vosotros, en vuestros corazones y en vuestras mentes y pensamientos... Veo también a los demonios alrededor vuestro, inquietos y acechando el momento de saltar sobre vosotros si vosotros os dejáis llevar por sus voces y os vais por los caminos que ellos os señalan...

Veo también a vuestros Ángeles Custodios que os siguen a cierta distancia, llorando... no pueden hacer nada cuando vosotros ya habéis decidido por vuestra propia y libre voluntad, seguir la voz de Satanás...

Yo también lloro... pero vosotros no veis nada de esto, sólo veis las cosas del mundo material que os entran por los ojos de la cara. Los ojos de la fe los tenéis caídos y cerrados, no tenéis fuerzas para abrirlos y mirar la realidad que os rodea...

No hacéis oración... No habláis con Dios ni contáis con Él y su Voluntad para actuar... y por eso vuestro espíritu y vuestra fe están moribundos, lánguidos y sin fuerzas para reaccionar y abrir los ojos de la fe y despertar... y ver dónde estáis y lo que estáis haciendo y la vida que lleváis...

Todo esto es un gran dolor para mi Corazón Inmaculado de Madre espiritual de todos los hombres. Vosotros no podéis comprenderlo...

Algunos hombres dicen que Dios no puede sufrir, porque es Espíritu... Y yo os digo: ¿Acaso no sufren los espíritus rebeldes o demonios en sus cárceles infernales y sufrirán eternamente, aunque son espíritus? Aunque el sufrimiento de Dios es muy distinto, pues es sufrimiento de Amor a su creación... y el diabólico es sufrimiento de odio a Dios y a su creación.

¿Y no ha dicho Dios en las Sagradas Escrituras: “Lo que hagáis con uno de éstos, mis pequeños, conmigo lo hacéis...”?

Dios sufre en cada persona que sufre... pero el hombre no puede comprender el dolor de Dios, sólo puede comprender el dolor del hombre, si es que lo comprende... pero para ello vino también mi divino Hijo Jesús y se hizo Hombre, para que el hombre comprendiera a su manera de entender, el Amor y el dolor de Dios, porque en vuestra humanidad y en vuestra vida terrenal los dos, amor y dolor, van íntimamente unidos... No se pueden separar uno del otro, si se separan ya no son humanos ni divinos...

El dolor, sólo sería odio y rebeldía sin esperanza, y el amor, sería sólo egoísmo, lo que vendría a ser diabólico.

Por eso, el amor y el dolor del hombre está en mi Hijo y estoy yo, como estuvimos en el Calvario...

La representación de imágenes de aquella escena del Calvario, que se contempla en el Vía-Crucis y en el quinto Misterio doloroso del Santo Rosario, debería estar muy presente en vuestra imaginación y memoria, porque en ella se realizó la Redención dolorosa de toda la humanidad.

En aquellos momentos tan dramáticos y dolorosos... Dios Padre se reconcilió con la humanidad pecadora descendiente de Adán y Eva... y su desobediencia y rebeldía, fue perdonada por la petición del Nuevo Adán, el Hombre-Dios, Jesucristo, cuando dijo: ¡Padre... perdónalos, porque no saben lo que hacen...! Y el Padre descargó todo su enojo contra los hombres, en su querido y divino Hijo Jesucristo hecho Hombre como los hombres, igual en todo menos en el pecado y llamado “el Varón de Dolores”...

Por eso, hijos míos, el dolor es inseparable del Amor de Dios.

En el Amor de Dios, va siempre el dolor del Hombre Jesucristo, y en el dolor del hombre, está siempre el dolor de Dios. No hay amor sin dolor, porque el Hombre Jesucristo que nos ha redimido es también Dios, y porque Dios es Amor, el Hombre-Dios es Amor y Dolor.

Si llamáis amor a algo que rechaza el dolor y lo separa... no es verdadero amor, será otra cosa...

¡Hijos de mi Corazón Inmaculado, que os engendré al pie de la Cruz de mi divino Hijo Jesús con tanta amargura y dolor! ¡NO PEQUÉIS MÁS, NO PEQUÉIS MÁS! ¡DEJAD EL PECADO...! ¡BASTA YA!... EL PECADO es el que atrae y provoca el dolor, como un imán atrae los clavos de hierro, cuanto más pequéis más habréis de sufrir, aquí en esta vida, en la otra o en las dos...

Nadie quiere el sufrimiento... Mi divino Hijo también le dijo a su Padre en el Huerto de Getsemaní: ¡Padre, si es posible pase de Mí este cáliz!, era el Hombre quien suplicaba, pero inmediatamente dijo: ¡No se haga mi Voluntad sino la Tuya!, entonces era el Hombre-Dios quien oraba.

¡Orad vosotros con mi Divino Hijo en Getsemaní, para aceptar la Voluntad de Dios en vuestras vidas...!

Pero si os quedáis dormidos como los apóstoles, y no oráis por el sueño y el cansancio... cuando llegue la hora de las tinieblas, os sorprenderá y quedaréis aturdidos y confundidos como quedaron ellos... y lo abandonaron, no tuvieron valor ni fuerzas para entender lo que pasaba, cada cual se fue por su lado, lo traicionaron y lo negaron...

Lo mismo están haciendo hoy muchos de sus apóstoles, están muy atareados y cansados de tantas actividades... y no tienen unos momentos de silencio y oración conmigo y con mi Hijo. Muchos están perdiendo el tiempo y gastando sus energías mejores, en unas tareas que no son más que el fruto de sus deseos humanos, sin consultar al Espíritu Santo y pedir el don de Consejo: ¿Está bien lo que hago? ¿Qué quieres que haga...?

¡Orad! ¡Orad y vigilad para no caer en la tentación, porque el espíritu está pronto y activo, pero la carne es flaca y caprichosa, rehuye el esfuerzo y el sacrificio...! ¡ORAD! ¡ORAD! ¡ORAD!, sin descanso. ¡ORAD por todos! Por los pecadores, por la Iglesia, por los ministros, por los gobernantes, por los enfermos y desamparados, por vuestras familias y por vosotros mismos para mantener la fe y el amor en estos tiempos de apostasía y materialismo.

ORAD en cada momento, que yo estoy escuchando a vuestro lado... Abridme vuestro corazón, que yo os responderé... Sed sinceros conmigo y con mi divino Hijo, a nosotros no podéis engañarnos, os vemos tal como sois y os ve Dios... Ni vosotros mismos sabéis como sois... A veces sois mejores de lo que creéis y otras sois peores de cómo creéis que sois...

Sois mis hijos, y os quiero y os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo...


A las 14:30 horas

Habla la MADRE:- Hijos míos... el PECADO no es de Dios... es de Satanás, los que están en pecado grave están bajo el dominio de Satanás, porque consciente o inconscientemente se han sometido voluntariamente a él, por eso es su señor... los domina y los reclama para sí delante de Dios... Dios es Justo y respeta la voluntad del hombre. Nadie puede decir que Dios es un dictador que obra imponiendo su Voluntad a los demás... ¡No, jamás!

Pero Dios sí le dice, y le pone al hombre delante de sí y de su conciencia el BIEN y el MAL... lo que da la vida y una Vida Eterna para siempre, y lo que da la muerte y una muerte eterna lejos de Dios.

Habla (A):- Madre, ¿qué me está pasando, o qué está pasando en mí?

Habla la MADRE:- ¡No temas...!, tú escribe y no pienses en nada más... Lo que yo te digo es urgente, soy yo que te estoy hablando desde hace mucho tiempo y ya es hora de que me escuches y atiendas... No hay tiempo, este tiempo que tienen los hombres antes de que llegue el Gran AVISO y los eventos anunciados... es un tesoro, es una Gracia que he obtenido para vosotros delante de Dios Padre y la Santísima Trinidad, con mis súplicas y lágrimas...

Dios os ama y no sabéis cómo os ama... pero quiere que yo interceda por vosotros como MADRE INMACULADA y de la REDENCIÓN.

Necesito vuestras ORACIONES... vuestros ROSARIOS y molestias que tenéis para rezar juntos y solos.

Necesito vuestro ofrecimiento diario de vuestras vidas, trabajos y preocupaciones y sufrimientos para presentarlos ante el Trono Glorioso de Dios...

No penséis que es poco, o que vale poco o nada lo que hacéis, todas vuestras cosas ofrecidas a Dios a través de mí, se multiplican ante Dios por su Amor y Misericordia para con los hombres y los méritos de mi divino Hijo Jesucristo.

Estáis en el tiempo de Gracia y de ser escuchados y atendidos por Dios, con más facilidad y Misericordia que nunca, si esto cabe hablando humanamente, porque Dios está más solícito que nunca con vosotros, debido a los malos tiempos que estáis viviendo y viviréis dentro de poco.

Dios quiere que todos los hombres se salven y estén felices con Él en las moradas eternas... pero sabe que muchos no estarán porque elegirán a Satanás por su rey, como eligieron en Jerusalén a Barrabás en lugar de a mi Hijo Jesús... ¡Pobrecitos, no saben lo que les espera!

Por eso tenéis que ORAR POR ELLOS, porque muchos se salvarán con vuestras oraciones y sacrificios... pues por vuestras oraciones Dios les dará la Gracia de la conversión final... No desconfiéis, no dudéis, pensando que unas simples oraciones, unos Padre Nuestros y unas Ave Marías, o unas letanías y otras oraciones, no pueden salvar ni convertir a nadie, ¡no hijos míos! ¡No!

Esas oraciones vuestras, dichas o pensadas con amor y compasión por ellos, si estáis en Gracia de Dios, valen mucho y salvan muchas almas del infierno eterno... Porque el Infierno es eterno y existe, como existe Satanás. No escuchéis esas voces que hoy dicen que el Infierno no existe, esas voces no son de Dios.

El Infierno se lo mostré a los pastorcitos de Fátima y está en los Evangelios y en la Tradición de la Iglesia de mi Hijo...

Mi Hijo y yo no venimos a dividir unos contra otros, a los que defienden a María y a los que predican a Jesús, eso son astucias del enemigo que pretende enfrentar a unos hombres contra otros aunque sean de la misma fe o Iglesia.

Donde está mi Hijo estoy yo, y donde estoy yo, está mi Hijo y la Santísima Trinidad, pero si queréis resaltar a mi Hijo rebajándome a mí, le hacéis daño, porque yo soy su Madre y me quiere infinitamente y me pone por delante de Él ante vosotros, diciéndoos como dijo en la Cruz: ¡Ahí tenéis a vuestra Madre!

Si vosotros no me acogéis en vuestros corazones y en vuestra casa, le estáis causando un gran dolor y desprecio... pero si me acogéis a mí lo acogéis a Él también...

Yo no soy más que lo que la Santísima Trinidad ha querido que sea, LA VIRGEN PURA CONCEBIDA SIN MANCHA DE PECADO ORIGINAL, y LA MADRE DEL DIOS HECHO HOMBRE, y por Él, MADRE ESPIRITUAL DE TODOS LOS HOMBRES.

Si yo fuera una mujer como las demás, Dios no me habría pedido ser la Madre de su Divino Hijo, pues a ninguna mujer del mundo se lo ha pedido, más que a mí. Y ello fue porque Él me había escogido y preparado para ser su Madre desde toda la Eternidad y sabía que yo le iba a responder al Ángel, porque Dios lo sabe todo. Pero yo respondí libremente.

Yo no sabía el Plan de Dios, pero lo fui comprendiendo a medida que se iba revelando en mí.

Y si vosotros me preguntáis: ¿cómo se revelaba?, os diré que en la ORACIÓN, y en la vida de ORACIÓN...Por eso le dijo mi Hijo Jesús a Marta, la hermana de María y Lázaro, que María había escogido la mejor parte, que era la escucha de la Palabra de Dios y la oración.

En la ORACIÓN es donde normalmente se revela Dios a los hombres, pero también se revela en la VIDA DE ORACIÓN donde los acontecimientos se ven con la Luz del Espíritu Santo, sin intereses personales y egoístas, algo muy distinto al entendimiento humano y la razón, que todo lo mide y pesa...

ORAR es hablar y contar con Dios... y escuchar a Dios y hacer su Voluntad.

A ORAR se aprende poco a poco, no de pronto. Ni con prisas... A veces hay que tener toda una vida de oración para aprender un poquito... Hablo para quien no sabe o lo ha intentado y no lo consigue...

Primero: Cuando te pongas a ORAR procura estar a solas con Dios y en silencio, sin algo que te distraiga los sentidos...

Segundo: Toma conciencia de su PRESENCIA... Él te ve, te escucha y sabe todos tus pensamientos, no importa si no te sabes expresar, deja que hable tu corazón, mejor que tu mente... Él te comprende mejor que tú a ti mismo... Pero aunque Dios lo sabe todo, desea que le pidamos y le contemos nuestras cosas...

Este ejercicio de recogimiento y Presencia de Dios es suficiente para empezar, ejercítate en él y cuando ya vayas tomando su Presencia irás viendo lo demás...

“Lo demás” no lo digo, porque es lo que Dios le tiene que decir a cada uno en la oración.

Lo más importante es saber ponerse, o saber que estamos en SU PRESENCIA... en la cual estamos siempre, pero pocas veces tomamos conciencia de ello.

Cuando hayáis logrado estar en la Presencia de Dios... ya estáis en oración.

¡Hijos míos!, la oración es muy sencilla para los que son sencillos y despegados de las cosas del mundo

¡Hijos míos!, orad, orad sin descanso, porque la oración y la plegaria se han hecho muy necesarias y obligatorias... por la maldad del mundo... no podéis vivir en estos últimos tiempos sin oración, porque el MAL que os rodea por todas partes os provoca, os distrae y os aparta de poner vuestros pensamientos y deseos en Dios, quien debe ser el centro de toda vuestra vida y actividades, trabajo y distracción...

Dios vuestro Padre quiere que lo paséis bien, que seáis felices aquí en la tierra y después eternamente felices en el Cielo... Pero los hombres llevados por el espíritu del mundo que es de Satanás, han tomado por disfrutar y pasarlo bien, cosas que ofenden a Dios y degradan a su creación que sois vosotros...

Han tomado por diversión el pecado y lo que lleva al pecado... y han despreciado la virtud, que es la cualidad de obrar siempre bien conforme a la Voluntad de Dios.

Han cambiado el BIEN por el MAL y han tomado el MAL como bueno, por eso dicen algunos. ¿qué de malo hay en hacer esto, o aquello?, y es que ya han perdido la conciencia del bien y del mal... La CONCIENCIA de lo que es pecado y ofende a Dios y al prójimo...

Por eso, cuando todo parezca perdido, y que ya nada ni nadie puede arreglar este mundo desordenado y confuso, que ha creado el hombre moderno instigado por el enemigo... entonces es cuando actuará Dios según lo dicho en las profecías de las Sagradas Escrituras y en los avisos que mi divino Hijo y yo venimos dando a esta humanidad cada día y en diferentes lugares.

Entonces comenzarán los últimos tiempos en plenitud, con un Aviso a todas las conciencias de los seres humanos... con un Milagro para toda la humanidad, donde ya cada uno sí será consciente del bien y el mal que escoja... para que los Ángeles puedan separar la cizaña del trigo... a la cizaña, echarla al fuego eterno y al trigo, llevarlo a los graneros celestiales... cuando llegue el Gran Castigo anunciado con los tres días de tinieblas... Después... vendrá el triunfo de mi Corazón Inmaculado, Satanás y sus secuaces serán encadenados en el Infierno y Jesús reinará en la tierra con sus escogidos hasta el Juicio Final.

------------------------------------------------------------------------------

(1) (A): Es un alma pequeña, que tiene confidencias (locuciones), y desea ser ignorada. Tiene su consejero espiritual, Sacerdote católico, y Nuestro Señor le impele a comunicar sus palabras y las de su Santísima Madre a todo el mundo.


EMI ---   WWW.MILICIADEGUADALUPE.ORG  ---EMI

LAS 5 PIEDRAS DE MEDGUJORGE (1º Piedra)

ORACIÓN DE CONVERSIÓN

PROMESAS DEL ROSARIO DE LA PRECIOSISIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TESTIMONIO DEL INFIERNO - JOVEN COREANA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

FECHAS SUGERIDAS PARA LA CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
Click en la Imagen para descargar la consagración

PASOS PARA UNA BUENA CONFESIÓN:

Yo me confieso , ¿ Y tú?

Yo me confieso , ¿ Y tú?
Para recibir la Sagrada Eucaristía hacen falta tres condiciones: 1) estar en gracia de Dios; 2) saber a quién se va a recibir, acercándose a comulgar con devoción; 3) y guardar una hora de ayuno antes de comulgar.

ESTE TESTIMONIO QUIERE SALVAR TU ALMA

Confesarse:

Decía el Santo Cura de Ars:

Hay quien esconde pecados mortales por diez, veinte, treinta años. “Siempre están atormentados; siempre está presente su pecado en su mente; siempre tienen el pensamiento de decirlo, y nunca lo hacen… ¡es un infierno!

Cuando hacéis una buena confesión, habéis encadenado al demonio. Los pecados que escondemos reaparecerán todos. Para esconderlos bien, hay que confesarlos bien”. Y añadía: “Hay que dedicar más tiempo a pedir la contrición que a examinar los pecados”.

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)

ARMADURA ESPIRITUAL COMPLETA (Click en la Imagen)
Click en la Imagen para descargar

EL GRAN AVISO (Click en la imagen para descargar)

También te pueden interesar: